Análisis

Señales de alarma para la actividad del sector bancario

Los analistas prevén un deterioro de las cuentas según avance el año y ven limitado el potencial en Bolsa

Cuando el pasado 13 de abril Goldman Sachs hizo público que el primer trimestre de 2009 se había saldado con unos beneficios netos de 1.811 millones de dólares, muchos se precipitaron a lanzar las campanas al vuelo, proclamando la buena nueva de la recuperación de la industria bancaria. Día a día, los pesos pesados del sector han ido cebando un optimismo reluciente: JPMorgan informó de unos ingresos netos de 2.100 millones; Citi, de 1.600 millones; Bank of América, unos beneficios netos de 4.200 millones; Morgan Stanley, un beneficio neto de 3.000 millones y Wells Fargo, unos ingresos netos de 3.050 millones. En España, Banesto ha publicado un beneficio de 210,8 millones de euros y Bankinter, de 69,3 millones. Santander, BBVA, Popular y Sabadell presentarán resultados la semana que viene. De momento, la reacción en Bolsa ha cobrado la forma de un potente rally bursátil. En el caso español, las subidas rondan entre el 50% y el 90% desde mínimos del año. Los expertos aconsejan, sin embargo, no dejarse cegar por un panorama que califican de 'engañosamente positivo'.

'A la luz de los últimos resultados y de las medidas públicas anunciadas, lo que se percibe es que el escenario de bancarrota o nacionalización ya no es algo inevitable. Esto lógicamente genera un salto importante en la valoración en Bolsa de los bancos', admite Nicolás López, de M&G Valores. 'La cosa se va a salvar de momento, pero el problema de la morosidad y de la situación económica sigue estando ahí', avisa López. M&G considera el potencial de subida en los bancos medianos ya está 'muy ajustado', mientras que en entidades como BBVA y Santander 'puede haber un margen de aproximadamente el 20%'.

En el último mes, el sector bancario europeo ha registrado una subida promedio del 23,6%. Para el negocio español, la ganancia oscila entre el 29,2% de Popular y el 8,2% de Banco Valencia. Dentro de la industria se han dado revalorizaciones estratosféricas, como las que han disfrutado Barclays (91,2%), Lloyds (71%) o Commerzbank (54,2%).

¿Es este el inicio de una nueva tendencia alcista? A juicio de los expertos, no parece que vaya a ser así. 'Hemos visto un clásico rally de mercado bajista', valora Ignacio Cantos, de Atlas Capital. 'A corto plazo, ni la banca española ni la extranjera ofrecen un atractivo alcista importante', señala Cantos. 'Pero la banca extranjera puede proporcionar una buena rentabilidad en un plazo de dos años vista. En el caso de España, habría que esperar al menos un año más', puntualiza el experto de Atlas.

Resultados no sostenibles

Sobre las cifras publicadas por los bancos, lo que está en cuestión ahora es su sostenibilidad. 'La vuelta a los beneficios podría ser sólo transitoria ya que si la volatilidad en los mercados disminuye, los bancos no podrán cobrar tanto por las operaciones de mercado y algunos de los beneficios del empinamiento de la curva de tipos también podrían no ser sostenibles', puntualiza Mónica Vidal, de N+1 Gestión. 'Los bancos estadounidenses han ganado mucho dinero este trimestre haciendo refinanciaciones de hipotecas, pero ahora hay muchas familias que no pueden acceder a estas refinanciaciones ya que el valor de sus casas es menor que el importe de sus hipotecas. Los resultados de Bank of America fueron los que mejor mostraron este dilema: obtuvieron importantes beneficios de operaciones de trading gracias a la actividad de Merrill Lynch entidad que fue absorbida por Bank of America en septiembre pasado, pero tuvieron que aumentar sus provisiones en los préstamos al consumo', resume Vidal. El temor radica en que los malos resultados en la operativa tradicional terminen desbordando al negocio de inversión.

'En España va a haber un deterioro constante en los ingresos a medida que vaya creciendo el paro', subraya Nuria Álvarez, de Renta 4. De hecho, el desempleo ya está en el 17,36% de la población activa y el FMI espera que el PIB nacional se contraiga este año un 3%. Con estas cifras sobre la mesa, Nuria Álvarez desaconseja una apuesta general por el sector bancario. 'Lo que vamos a ver es un deterioro de las cuentas conforme avancen los meses; presión en los ingresos, depreciación de activos y ausencia de plusvalías por venta de negocios no estratégicos. No sería de extrañar que finalmente viésemos alguna caída del dividendo en alguno de los bancos', resume Álvarez. Las entidades bancarias se han beneficiado además de que en los últimos meses han podido obtener financiación de los bancos centrales prácticamente a coste cero, mientras que, por ejemplo, el grueso de los préstamos hipotecarios aún se estaban pagando con un interés superior al 5%, dado que las revisiones de los préstamos suelen ser semestrales o anuales.

Los bancos han mostrado un gran desempeño en las últimas semanas, pero como recuerda el millonario Warren Buffet: 'Los inversores de hoy no se benefician de las subidas de ayer'.

Análisis. Una coyuntura delicada

Mónica Vidal. N+1. 'Los bancos han mejorado sustancialmente sus ingresos por operaciones de mercado; han podido cobrar más a los inversores por operar en los volátiles mercados del primer trimestre y también han podido explotar los bajos niveles de tipos de interés, cercanos al 0% y cobrar a los consumidores más por prestarles dinero gracias al empinamiento de la curva de tipos'.

I. Cantos. Atlas Capital. 'El entorno operativo va a ir siendo progresivamente más difícil. El detalle de los resultados refleja que las actividades de la banca de inversión están saliendo bastante bien, pero que las provisiones son importantes. Los impagos van a ir aumentando a medida que crezca el paro y el margen de intermediación no va a resultar tan positivo como al principio de año'.

Nuria Álvarez. Renta 4. 'Hay un deterioro de la calidad crediticia y los resultados no van a ser sostenibles. En la parte baja de los ingresos va a haber una presión constante de la morosidad. Para la banca cotizada en España no manejamos un escenario concreto de morosidad, pero sí vemos plausibles datos del 5% al 6%. Más elevado en el caso Pastor y mucho menor en el de Bankinter'.

Prueba de fuerza en Wall Street

Los ejecutivos de los 19 mayores bancos de EE UU han recibido por parte de la Reserva Federal los resultados preliminares del llamado Stress Test o prueba de fuerza. Se trata de un análisis realizado por un equipo de más de 150 expertos capitaneados por el banco central, que han sometido los balances de las entidades a un escenario económico peor del previsto actualmente. El objetivo es identificar pérdidas potenciales y determinar cuánto dinero requeriría el sistema financiero estadounidense en este caso. En el documento en el que la Fed explica el procedimiento, la entidad constata que la crisis ha reducido 'sustancialmente' el capital de los principales bancos, si bien la liquidez de la mayoría excede 'con holgura' los requerimientos regulatorios. Los resultados definitivos se publicarán el próximo día 4 de mayo.

De acuerdo con las declaraciones efectuadas a Bloomberg Televisión este viernes por el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, el resultado del test revelará una graduación: 'Mostrando que algunos bancos están en una posición muy, muy saludable' y que otros necesitan asistencia.