Secretos de despacho

En el peor de los espacios de Regus

Jiménez dirige la filial ibérica desde uno de los despachos que destinan al alquiler.

El despacho del director para España y Portugal de Regus es pequeño y no tiene luz natural. De hecho, Philippe Jiménez (París, 1968), explica divertido que es el peor espacio de todos los que tiene la compañía Regus, dedicada al alquiler de despachos por periodos que van desde un día hasta un año, en un edificio de la Gran Vía barcelonesa. Así que en casa del herrero, cuchillo de palo. 'Es normal que yo me haya quedado con éste, tenemos una ocupación de entre el 95% y el 98% y los clientes deben quedarse los mejores', explica Jiménez. 'Lo estoy utilizando desde hace un mes, y es posible que esté poco tiempo, porque creo que lo vamos a alquilar, me tendré que ir a otro'.

Es evidente que para Jiménez, que dirige las filiales española y portuguesa de la multinacional inglesa, el despacho no tiene mucha importancia. 'Viajo dos o tres días a la semana, y para mí el espacio de trabajo es poco más que el ordenador y las fotos de mis tres hijos', cuenta.

Se define como un dinosaurio de la empresa. Lleva 14 años trabajando en ella. Entró en 1994 después de licenciarse en Ciencias Empresariales y cursar un máster en la Universidad de la Sorbona. La división de Europa, Oriente Próximo y África de Regus tiene su sede en París, y allí, un año después de que él entrara, se creó un puesto nuevo, 'para desarrollar la empresa por el mundo'. Jiménez, hijo de padres españoles, fue el encargado de abrir nuevos espacios de alquiler en Ginebra, Bruselas, Amsterdam, Mannheim, Düsseldorf, Burdeos, Lyon, Londres, Santiago de Chile, Lima, Buenos Aires, Barcelona y Madrid. En 1998, 'ya cansado de tanto viaje, dije a la dirección que no quería viajar tanto y que me sentía a gusto en España'. Entonces le ofrecieron el puesto de director comercial del la región EMEA, con lo que siguió viajando 'lo mismo o más'. Desde hace tres años y medio es el responsable de Regus en España y Portugal, pero no ha conseguido librarse de viajar. 'Hoy en día, los directivos tenemos que estar sobre el terreno, es lo que se pide, lo que pide la empresa y lo que pide la economía, un empresario hoy tiene que ir a Dublín y mañana a París, es así', cuenta.

'Viajo dos o tres días a la semana, mi espacio de trabajo es poco más que un ordenador y las fotos de mis hijos'

'La clave de este negocio es ofrecer oficinas equipadas con todos los servicios que se puedan necesitar (recepción telefónica, cable y videoconferencia) y, sobre todo, mucha flexibilidad'. Los clientes pueden alquilar los metros de despacho que necesiten 'por un día, por un mes, por un año, el tiempo lo dicen ellos', explica. 'Si necesitan más tiempo se alarga, igual que el espacio se puede agrandar o reducir'. Regus tiene en España 20.000 metros de alquiler, repartidos en 12 centros de negocios ubicados en Madrid, Barcelona, Valencia y Marbella. En la actualidad, la tasa de ocupación es del 85% de la superficie total. La superficie mínima de alquiler es de seis metros cuadrados por un coste mínimo de 15 euros. 'La clave de nuestro éxito es disponer de espacios en las mejores direcciones del mundo, siempre estamos céntricos, en la Castellana en Madrid, en los Campos Elíseos en París, o en las Torres Petronas en Kuala Lumpur'. Regus tiene centros de negocio en 450 ciudades de 75 países.

¿Qué tipo de clientes recurren a despachos de alquiler? Cuenta Jiménez que la tipología es muy variada. Y va desde alguien que quiere montar una empresa y al principio le basta con muy pocos metros, pasando por empresarios que viajan, hasta el caso de una multinacional que quiere cerrar una planta de producción y prefiere realizar los trámites necesarios fuera de sus instalaciones por cuestiones de confidencialidad. También tienen otra tipología de cliente, el que cansado de trabajar en casa, alquila el despacho para reuniones y para romper con la rutina de casa.

A Jiménez no le asusta la crisis, 'nos dará oportunidad de crecer, porque mucha gente no querrá arriesgarse a tener unas oficinas propias y, además, la situación inmobiliaria nos beneficia'. Este año la compañía tiene previsto abrir centros de negocios en Zaragoza y Sevilla.

Instantáneas para transportar

Philippe Jiménez, director de Regus Iberia, puede dejar su despacho cualquier día de éstos, en el momento en el que sea solicitado por alguno de los clientes de la firma que dirige, dedicada al alquiler de despachos. Entonces Jiménez cogerá su ordenador y las fotos y diplomas que hay encima de un pequeño armario y los trasladará al que será su nuevo espacio de trabajo. 'Las fotos de mis tres hijos es lo único que llevo siempre conmigo', explica. Ni siquiera el cuadro que hay en la pared de detrás de la mesa es suyo. 'Forma parte de la decoración del despacho y así se alquila', cuenta. Además de las fotos familiares, Jiménez expone también unos diplomas y galardones de la empresa.

La jornada laboral normal de Jiménez, cuando no tiene que viajar, empieza alrededor de las nueve de la mañana, después de haber dejado a sus hijos en el colegio, y acaba sobre las ocho de la tarde. Si viaja, la jornada es más extensa. 'Intento coger el avión de las siete de la mañana y me quedo trabajando hasta las nueve o diez de la noche', explica.

Regus cuenta con una plantilla de 100 personas en España, de las que 25 están en Barcelona.