Encuentro Financiero
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez

Ordóñez ve "imperiosas" las reformas en la Seguridad Social

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, insistió hoy en que son "imperiosas" las reformas en la Seguridad Social y que estos asuntos deben discutirse en el Congreso y no fuera, en alusión al debate que generó su comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo.

Fernández Ordóñez indicó hoy, tras su intervención en el encuentro financiero organizado por Deloitte y ABC, que coincide con el secretario de Estado para la Seguridad Social, Octavio Granado, en la necesidad de reformar la Seguridad Social, y alertó de la reducción de los superávits en todos los países, aunque, a su juicio, no haya que hacer "apocalipsis de ello" porque las pensiones no están ligadas a la aparición de déficits transitorios.

Respecto al debate que generó su intervención en el Congreso, Fernández Ordóñez explicó que fue a la Comisión del Pacto de Toledo porque se lo pidieron y que durante su intervención no hizo ninguna propuesta, sino que sólo contó lo que estaba sucediendo en otros países, como Alemania o Italia, y que dio las proyecciones de la Comisión Europea.

Asimismo, el gobernador insistió en que todo el debate que se generó fuera debe ser reconducido a la Comisión Parlamentaria del Pacto de Toledo.

Pide cautela a la banca en la concesión de créditos

Por otro lado, Ordóñez pidió hoy a las entidades financieras "mayor cautela" a la hora de conceder financiación a sus clientes.

El gobernador advirtió de que la morosidad seguirá aumentando en el corto plazo, por lo que las entidades tendrán que seguir esforzándose en la dotación de provisiones, aunque admitió que la bajada de los tipos de interés va a suponer un alivio para las familias y las empresas.

Pidió a los bancos y cajas que eviten imponer reglas "indiscriminadas" entre clientes a la hora de conceder financiación, si bien les instó a seleccionar los créditos con "mayor cautela" y a diferenciar apropiadamente los tipos de interés que aplican a cada uno de ellos.

Fernández Ordóñez advirtió de que la actividad bancaria seguirá desacelerándose y puede incluso caer y, por eso, reclamó que las entidades reduzcan sus costes de explotación, lo que no sólo implica limitar el crecimiento, sino que deberá llevar a reducir aquellos gastos que por su naturaleza tienen un carácter más variable.

En concreto, recomendó la reducción de las oficinas bancarias, así como favorecer a las que sean más productivas.

La recuperación, prevista para 2010

Ordóñez recordó que nos encontramos ante una "recesión muy severa de alcance mundial", a la que "ni el área del euro ni la economía española son ajenas".

Recordó que la mayoría de las previsiones de los distintos organismos internacionales señalan que los problemas serán "intensos" este año.

No obstante, añadió, "cabe esperar que en algún momento a lo largo de 2010" y siempre dentro de la "elevada incertidumbre" a la que está sujeta cualquier previsión en este momento, "se podría empezar a observar una recuperación incipiente".

En su último boletín económico, el Banco de España calculó que la economía española caerá el 3% este año y el 1% el que viene, y advirtió de que no habrá una "recuperación incipiente" hasta finales de 2010.

El gobernador del Banco de España también señaló que el Banco Central Europeo (BCE) aún tiene margen para bajar los tipos de interés, ya que se encuentran en el 1,25%. En este sentido, recordó que la situación económica requiere seguir trabajando y tomar medidas para recuperar la inflación y situarla por debajo del 2%, aunque cercana a esa cifra.