Aerolíneas

La UE investiga a Iberia, BA y AA por el pacto en el mercado transatlántico

La CE anunció ayer la apertura de una investigación sobre los acuerdos que preparan varias compañías aéreas para colaborar en el mercado transatlántico. Entre ellas figuran los de Iberia, British Airways y American Airlines en el seno de la alianza Oneworld. Bruselas sospecha que esos pactos podrían violar las normas europeas de competencia.

La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, cree que los proyectos de colaboración van mucho más lejos que los acuerdos firmados por esas mismas compañías u otras de la alianza para otros mercados. Y quiere comprobar que esa profunda relación no restringirá la competencia entre diferentes rutas en un espacio como el transatlántico, que con 50 millones de pasajeros al año es el mayor mercado aéreo del mundo. De ser así, la CE podría imponer a las compañías multas de hasta el 10% de su facturación o exigirles drásticas reformas en la estructura de su colaboración.

Las mismas sospechas y la misma amenaza de castigo pesa sobre las relaciones que en el seno de la alianza Star Alliance mantiene la compañía alemana Lufthansa con las estadounidenses United y Continental, y la canadiense Air Canada. En este caso, la investigación atañe tanto a los acuerdos existentes entre la compañía alemana y UA y Air Canada, como a los que quieren firmar las cuatro empresas investigadas.

Las dos alianzas confían en obtener próximamente la autorización (o inmunidad a las normas de competencia) del Departamento de Transporte de EE UU para estrechar su relación. Pero Bruselas advirtió ayer que su investigación puede continuar al margen de ese visto bueno.

Bruselas asegura que no está en contra de los acuerdos aéreos

La inquietud del departamento de Kroes se debe, en concreto, a la decisión de las compañías de gestionar de manera conjunta los horarios y capacidades de sus vuelos transatlánticos, así como de compartir los ingresos y la venta de billetes en esos trayectos.

Las dos investigaciones coinciden también con el primer aniversario de la entrada en vigor del llamado acuerdo de cielos abiertos entre la UE y EE UU. Desde el 30 de marzo del año pasado, ese convenio permite a las aerolíneas europeas programar vuelos hacia EE UU desde cualquier aeropuerto comunitario. Anteriormente, las compañías sólo podían volar desde su país de origen (desde España, por ejemplo, en el caso de Iberia).

Bruselas auguró que esta apertura del mercado podría generar un ahorro de 12.000 millones de euros para los consumidores durante los primeros cinco años de su aplicación. Y permitiría la creación de 80.000 puestos de trabajo en el sector aéreo a uno y otro lado del Atlántico. Unos cálculos que, de momento, parecen lejos de cumplirse.

Un portavoz de Kroes, de todos modos, aseguró ayer que 'la CE vela por la competencia con o si acuerdo de cielos abiertos'. E insistió en que Bruselas no tiene nada a priori contra las alianzas en el sector aéreo siempre que redunden en beneficio del consumidor.

Las aerolíneas investigadas, de hecho, intentaron ayer restar importancia a la investigación comunitaria. Y alguna llegó a afirmar que se trataba de un procedimiento rutinario por para de la Comisión.

El departamento de Kroes, sin embargo, subrayó que la CE 'nunca abre investigaciones antitrust por rutina'. Y deseó que 'lo rutinario fuera que las compañías respetasen las normas europeas de competencia'.

Precedente

La CE ya abrió una investigación en 2006 sobre los efectos en el mercado aéreo de la alianza Skyteam, formada por Aeromexico, Alitalia, CSA, Delta, KLM, Korean Air, Northwest y Air France. Bruselas detectó entonces una restricción a la competencia entre las conexiones con EE UU desde París, Ámsterdam y Roma, así como en vuelos intracomunitarios. Para evitar el castigo comunitario, las compañías ofrecieron renunciar a algunos de sus slots (turnos de aterrizaje y despegue) en varios aeropuertos. La CE está verificando todavía si esas concesiones solucionan los problemas de competencia que planteaba la alianza.

La empresa española apuesta por las alianzas

Iberia afirma que la política de alianzas entre aerolíneas es clave para asegurar su futuro. Fuentes de la española interpretan que el procedimiento abierto por Bruselas tiene como objetivo analizar y no oponerse a los planes que Iberia, British Airways y American Airlines han diseñado para coordinar sus vuelos en las rutas atlánticas como parte de un proceso de integración entre ellas. Con propósito, las tres presentaron el verano último una petición de inmunidad antimonopolio a las autoridades aéreas estadounidenses, que recibirá una respuesta en los próximos meses. Iberia y British ya tienen la autorización desde hace años para operar con un alto grado de integración las rutas Londres-Madrid y Londres-Barcelona.