Cifras

El crecimiento de China registra su peor dato en 17 años

La economía creció entre enero y marzo de 2009 un 6,1%, el ritmo más lento desde que China comenzó a realizar en 1992 registros trimestrales, como consecuencia de la crisis económica mundial.

El dato es, además, ligeramente menor de lo pronosticado por los expertos. En total, el PIB (Producto Interior Bruto) chino ascendió a 6,574 billones de yuanes (730.928 millones de euros). El crecimiento es 4,5 puntos porcentuales más bajo que el registrado en el primer trimestre de hace un año, y 0,7 puntos porcentuales menor que en el último trimestre del año pasado.

Sin embargo, y según los analistas, China ya está dando muestras de recuperación, o al menos de que su economía ya ha tocado fondo y lo que vendrá a continuación será un repunte.

Desde el Centro de Investigación y Desarrollo del Consejo de Estado (ejecutivo chino) se apuntó hoy que tanto el comercio como el sector inmobiliario y los ingresos fiscales de marzo están dando cuenta de esta ligera mejoría.

Según dijo Zhang Liqun, investigador de este centro, en la rueda de prensa ofrecida hoy para dar a conocer los datos, los efectos del paquete de estímulo económico puesto en macha por el Gobierno a finales del año pasado comenzará a notarse, especialmente, en la segunda mitad de 2009.

Y así, por ejemplo, la producción industrial creció un 5,1% en el último trimestre, si bien el incremento de marzo fue del 8,3%. La inversión en activos fijos ascendió un 28,8% (hasta los 2,81 billones de yuanes), las ventas al por menor un 15% (o 2,94 billones de yuanes), y el Indice de Precios al Consumo (IPC) cayó un 1,2%, frente al descenso del 1,6% registrado en febrero.

Pese a todo, advirtió Wang Tongshan, economista de la Academia China de Ciencias Sociales, "no deberíamos ser demasiado optimistas respecto a estos cambios, ya que las perspectivas económicas siguen siendo graves", afirmó.

De momento, entre enero y marzo el comercio exterior ha caído un 24,9% (hasta los 428.700 millones de dólares), con las exportaciones un 19,7% más bajas y las importaciones un 30,9%.