Resultados

Goldman cierra el trimestre con beneficios y planes de captar dinero en los mercados

En esta fase de la crisis, algunas buenas noticias se cruzan en el camino de las malas. Ayer, tras el cierre de mercado, Goldman Sachs fue el responsable de una de las novedades positivas.

El banco cerró su primer trimestre con un beneficio de 1.810 millones de dólares (unos 1.360 millones de euros), un 13% más que en el trimestre comparable del año anterior y por encima de lo que calculaban los analistas. Además, la entidad presidida por Lloyd Blankfein anunció que planea captar 5.000 millones de dólares en el mercado para devolver al Gobierno el dinero del TARP (el plan de ayuda a la banca) que recibió el pasado mes de octubre.

Goldman va a usar esta cantidad y "otros recursos" que tiene para devolver los 10.000 millones de dólares con los que fue capitalizado por el Gobierno de George Bush en una de las etapas más duras de la crisis, cuando el mercado del crédito se paralizó a las pocas semanas de la caída incontrolada de Lehman Brothers. De momento, ningún banco puede devolver este dinero porque el Tesoro quiere que antes se tengan los resultados del stress test (prueba de resistencia de la banca a condiciones más adversas que las actuales) que puso en marcha hace unas semanas. Se espera que los primeros resultados se obtengan a finales de este mes.

Si devuelve este dinero, Goldman podrá tener una política de compensaciones alejada del microscopio y la crítica del Gobierno y el Congreso. Además, pondrá más presión en el resto de la banca para hacer lo mismo.

Los resultados y los planes de este banco insuflan algo de optimismo en unos mercados que han vivido semanas descontando que se ha visto el suelo de la crisis. Pese a ello, Goldman tiene una misión aún muy difícil con la tarea que se ha impuesto para captar capital.

Las cifras de esta entidad de Wall Street son el reflejo de un buen trimestre en el área de la renta fija, un negocio que procuró más de dos tercios de una facturación total de 9.430 millones de dólares y ha podido contrarrestar el efecto de una menor cifra de negocio (un 30% menos) en las actividades de banca de inversión.

Pese a los resultados positivos, que contrastan con las pérdidas registradas en el último trimestre del año, el peso de los activos tóxicos sigue siendo importante en el balance y las pérdidas por préstamos hipotecarios comerciales rondaron los 800 millones de dólares. Goldman, que cambió su año fiscal para finalizarlo en diciembre y no en noviembre como hasta ahora, reportó también los resultados del ultimo mes de 2008 en el que se registraron pérdidas de 780 millones de dólares.