_
_
_
_
_
'Telecos'

Cambios contables abren la puerta a que Telefónica gane peso en su filial brasileña

Un cambio en las exigencias contables abre la puerta a que Telefónica gane peso en su filial brasileña. Los expertos prevén que, a partir de 2010, ni ella ni Portugal Telecom puedan consolidar proporcionalmente los resultados de Vivo. Esto supondría un duro golpe a las cuentas de la operadora lusa, que reduciría su interés en la filial.

Telefónica nunca ha disimulado su interés en elevar su presencia en Vivo, que controla a partes iguales con Portugal Telecom (a cada una le toca algo menos del 32% del capital). La compañía brasileña de telefonía móvil obtuvo unos beneficios récord de 146,56 millones de euros en 2008 y se ha convertido en un motor de crecimiento primordial para la teleco española.

Ahora mismo, ambas socias consolidan proporcionalmente las cifras de Vivo, es decir, incluyen la parte que les corresponde en cada una de las líneas de sus respectivas cuentas de resultados.

Los ingresos que se apuntó Telefónica por Vivo el pasado ejercicio ascendieron a 2.932 millones de euros, lo que supone el 5% del conjunto de su facturación. En cambio, la importancia para Portugal Telecom es muy superior, puesto que representó el 45,1% de sus ventas y el 34,1% de su beneficio bruto de explotación (Ebitda) (véase gráfico). La modificación en la legislación contable, prevista para el próximo año, será crucial de cara a las cuentas de la compañía lusa, que verá sobre el papel cómo merman fuertemente sus ventas y su Ebitda.

El nuevo método de consolidación previsto -por puesta en equivalencia- sólo le permitiría anotarse una línea en su cuenta de resultados, de manera que el efecto de Vivo se reflejaría exclusivamente en su beneficio neto. Es en este punto donde entra en juego Telefónica, ya que el interés de su hasta el momento socia en mantener la participación en Vivo se reduciría notablemente.

Si la compañía presidida por César Alierta adquiriera a la teleco portuguesa su participación en Brasilcel (el holding que controla el 63,54% del capital de Vivo), se abriría la posibilidad de que consolidara totalmente los resultados. El valor total de Vivo en Bolsa se situaba ayer en unos 13.000 millones de reales brasileños (cerca de 4.400 millones de euros).

Interés en Alemania

Telefónica ha asegurado que se concentrará en crecer orgánicamente a lo largo de este año, tras anunciar que reducirá sus inversiones hasta situarlas por debajo de los 7.500 millones, frente a los 8.401 de 2008. Pero esto no quiere decir que deje pasar eventuales oportunidades, como las que pueden surgir en Brasil o Alemania. Una de las posibles adquisiciones en este último país es Hansenet, filial de Telecom Italia y que explota la marca de internet de banda ancha Alice en el país germano.

Actualmente, la operadora italiana concentra la mayor parte de sus esfuerzos en reducir su endeudamiento, que ascendía en términos netos a finales de 2008 a 34.039 millones de euros y que eleva su ratio de deuda entre Ebitda hasta cerca de las tres veces. Hansenet dispone de 2,3 millones de suscriptores y generó el año pasado unas ventas de 1.190 millones, un 10,8% más que en 2007

Por otra parte, la agencia de calificación Moody's mejoró ayer la perspectiva crediticia de O2, la filial británica de Telefónica, hasta positiva desde estable.

El mercado espera otro plan de compra de acciones propias

Cuidar a los accionistas siempre ha sido una prioridad para Telefónica, tanto repartiendo dividendos como reforzando la autocartera. El propio César Alierta reveló en la presentación a analistas del 26 de febrero que el año pasado dedicaron 6.300 millones de euros, el 69% del flujo de caja libre, a este cometido y reiteró que usarían las recompras de títulos para mejorar el retorno de sus accionistas. La operadora se comprometió a concluir su último plan de recompra, que ascendía a 150 millones de títulos (quedan 23,3 millones), en el primer trimestre de 2009, pero el mercado espera que anuncie una ampliación de este programa o lance uno nuevo.JPMorgan afirma que lo hará para lograr su objetivo de 2,304 euros de beneficio por acción en 2010. Desde Renta 4, prevén la adquisición de unos 100 millones de títulos propios y en Deutsche Bank estiman que el importe de las compras ascienda este año a 3.000 millones de euros, equivalentes a unos 210 millones de acciones, según el precio al que cerraron ayer.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_