æscaron;ltima

La Super Bowl, la madre de todos los espacios publicitarios

NBC ha llegado a cobrar tres millones de dólares por anuncio pese a la crisis de la publicidad.

La Super Bowl, la madre de todos los espacios publicitarios
La Super Bowl, la madre de todos los espacios publicitarios

Este domingo es la gran cita de los estadounidenses con la televisión. La Super Bowl, la final de la liga de fútbol americano, es el único espectáculo capaz de atraer a un tercio de los 300 millones de habitantes del país. Por eso hay más que un trofeo en juego. El deportivo se la juegan los Steelers de Pittsburgh y los Cardinalds de Arizona y el otro, el comercial, se libra entre las empresas que han comprado espacio para anuncios en los descansos del partido.

El seguimiento de los spots es tal que los publicitarios echan el resto para conseguir que el lunes se comenten tanto o más que el partido. Todo por destacar en la mayor plataforma mediática del país, el escaparate de mayor rentabilidad para los anunciantes de cualquier año y más aún en éste de crisis. Eso hace ya de la NBC el primer ganador de la Super Bowl.

La cadena de General Electric ha conseguido casi toda la parrilla de anuncios a tres millones de dólares cada espacio de 30 segundos a pesar de la crisis de la publicidad. El año pasado, la Fox puso cobró un máximo de 2,7 millones y el anterior quedó cerca de los 2,5. El jueves sólo le quedaba por vender un minuto de anuncios.

Los mayores anunciantes son tradicionalmente Coca-Cola y Pepsi, las automovilísticas y la cervecera Anheuser-Busch InBev. La única empresa española que se ha anunciado hasta ahora es Cosentino, líder mundial en la producción y distribución de superficies de cuarzo. Lo hizo en 2005, y los 30 segundos de gloria le costaron 4 millones de dólares, incluyendo los honorarios del personaje principal del spot: la ex estrella de la NBA Dennis Rodman. Pero no repetirá este año. Aunque las ausencias más notables son los grandes fabricantes de coches de Detroit. Después de todo, GM y Chrysler han pedido ayuda financiera al Gobierno y Ford ha cerrado uno de sus peores años. Audi y Hyundai serán los únicas marcas de coches presentes en la Super Bowl.

Pepsi ha hecho más anuncios para sus marcas de los que puede emitir y elegirá a última hora cuál sale en pantalla. El que tiene puesto seguro es su agua SoBe que no sólo cuenta con varias estrellas de fútbol bailando sino que está hecho para poderse ver en 3D con unas gafas que lleva días distribuyendo. La cervecera Anheuser-Busch InBev es, junto con Pepsi, la que más espacio ha comprado para su celebérrima Budweiser. Para su segunda enseña, Miller, emitirá una serie de anuncios de un segundo cada uno. Se pueden ver en 1secondad.com.

El tono de los anuncios promete ser divertido pero no totalmente festivo para no desentonar con el ambiente de crisis. Denny's, una cadena de restaurantes de comida barata, es una de las seis empresas que se estrenan en esta Super Bowl y promocionará un menú acorde con los tiempos.

Quien ha tenido una suerte relativa es PETA, los defensores de derechos de los animales, que tenían un anuncio patrocinando la comida vegetariana que ha sido considerado subido de tono por la NBC. El rechazo de la cadena ha dado alas a PETA en internet. Y gratis.

Hay una última batalla comercial: ¿casa?, ¿bar? El domingo es el día de los pizzeros a domicilio pero también de bares hasta la bandera si tienen grandes pantallas de televisión. Para los primeros hace días que no hay más que ofertas de televisores, algo que medirá si la Super Bowl está diseñada a prueba de recesiones.