Crisis

El sector azulejero cierra el peor año de su historia al caer las ventas un 11%

El sector azulejero español atraviesa el peor momento de su historia, lastrado por el parón de la construcción y la falta de confianza de los bancos, reticentes a financiar a unas empresas que vinculan directamente con el sector inmobiliario.

Según los datos ofrecidos ayer por la patronal Ascer, el sector cerámico cerró el ejercicio 2008 con una caída de ventas del 11,4%. La facturación ascendió a los 3.690 millones de euros, lo que la devuelve a niveles de 2005 tras cinco años de fuerte crecimiento. Los datos podrían ser peores de no ser por la fuerte apuesta exportadora del sector, que supone el 60% de las ventas. El mercado interior se desplomó un 22%, mientras que el exterior consiguió acotar la reducción un 3%.

'No recuerdo un escenario de la complejidad del actual', reconoció el presidente de Ascer, Fernando Diago. La caída de ventas, la dificultad de obtener circulante de las instituciones financieras y la negativa de las entidades de caución a asegurar operaciones están provocando estragos en empresas tradicionalmente solventes. Más de 2.800 despidos hasta ahora, doce empresas en concurso de acreedores y una caída de márgenes plantean un futuro complejo.

Petición a los bancos

Diago insistió en que el sector está menos vinculado al inmobiliario de lo que se cree, por lo que pidió a la banca que reconsidere su posición. Respecto a medidas concretas para salvar la situación, Diago reclamó mayor uso de la cerámica en la obra pública.

El presidente de Ascer explicó que negocia con los sindicatos planes para facilitar ERE temporales y evitar despidos definitivos. Diago también anunció que plantearán al Gobierno y a la Generalitat un plan de prejubilaciones para trabajadores de más de 55 años.