La rebaja del ''rating'' dificulta la emisión de deuda de los bancos con aval del Estado

La rebaja del ''rating'' de España por parte de la agencia de calificación crediticia Standard & Poors (S&P) dificulta la emisión de deuda que los bancos quieran realizar con aval del Estado, según indicó el analista de IG Markets Miguel Angel Nieto.

"Este recorte es algo espantoso para la economía y el Gobierno español en general, y para la banca en particular", porque hace la deuda española menos atractiva para los inversores, explicó el experto, quien vaticinó que S&P aplicará nuevos recortes de calificación en otros países que no pertenezcan al grupo G-7.

Según precisó, la decisión de S&P tiene un efecto directo al alza en los seguros de crédito -CDS por sus siglas en inglés (Credit Default Swaps)- que determinan lo que cuesta asegurar la deuda emitida por un país, referencia que se suele comparar con la de otros países.

Aunque la subida de los seguros de crédito no signifique que sea arriesgado comprar deuda de un país, sí que hace más cara la inversión y, por tanto, que sea menos rentable. Además, supone una referencia de perspectiva de crecimiento del país, "que en el caso de España es bastante mala", indicó.

"Todas las emisiones que quieran hacer los bancos les van a salir más caras, porque resultan menos atractivas, y para el Gobierno también es malo, porque no tendrá tan facil captar lo que tenía prevsito" y perjudica sus planes de apoyo al sistema, sostuvo el experto de la firma de IG Markets.

El CDS es un reflejo de que la deuda española "no es lo que era" y que el país se encuentra en una fase de recesión avanzada y habrá que esperar a que la agencia de rating vuelva a ponerle un rating de ''AAA'', lo que podría retrasarse hasta la recuperación de la economía española a partir de 2010, pronosticó Nieto.

Confirmada la calificación A+1 a corto plazo

En este sentido, concretó que los CDS en España para deuda a diez años rondan los 100 puntos básicos, frente a los 40 puntos básicos que cuestan en Alemania y Francia, o los 50 puntos básicos de Estados Unidos. En Portugal están a 120 puntos básicos y en Estonia, a unos 500 puntos básicos. Concretamente, S&P ha rebajado en un escalón el ''rating'' a largo plazo del Reino de España, hasta ''AA+'', debido a que las condiciones económicas y financieras de mercado "han destacado debilidades estructurales en la economía española que son inconsistentes con una posición de ''AAA'', considerada la mejor calificación crediticia.

Asimismo, la calificación ''A-1+'' a corto plazo de España ha sido confirmada. La perspectiva, por su parte, pasa a ser ''estable'', informó hoy la agencia. El pasado 12 de enero, S&P situó el ''rating'' a largo plazo del Reino de España ''AAA'' en vigilancia "con implicación negativa" por los "considerables desafíos" a los que se enfrentaba la economía del país.

El Gobierno revisó el pasado viernes a la baja por tercera vez las previsiones de crecimiento para 2008 y 2009, y estimó, en esta ocasión, una contracción económica del PIB del 1,6%, frente al incremento del 1% previsto anteriormente, al tiempo que rebajó cuatro décimas la estimación para el 2008, hasta el 1,2%.

Asimismo, elevó sus previsiones de desempleo ante los últimos repuntes del paro, al estimar que la tasa al cierre de 2008 alcanzará el 11,1%, frente al 10,4% previsto anteriormente. En 2009, la situación empeorará y el paro se elevará hasta el 15,9%, frente al 12,5% previsto en el mes de julio.