Calificación crediticia

Fitch contradice a S&P y mantiene el 'rating' a España

La agencia Fitch anunció el lunes que confirmó su calificación a largo plazo para España en el grado máximo de triple A, con perspectiva "estable".

En un comunicado, la agencia señaló que su decisión refleja el margen que existe en las cuentas públicas "para absorber el deterioro fiscal asociado con la futura recesión y en las medidas para apoyar el sector bancario".

Además, consideró que el 'rating' de España está respaldado por el fuerte balance del Gobierno, que "tiene la tolerancia suficiente para absorber una subida repentina prevista de la deuda".

Fitch, que señaló que el fuerte ajuste en el sector de la construcción y una severa recesión global contribuirán a una disminución en el PIB de al menos el 2% en 2009, prevé que la tasa de paro alcance un máximo superior al 16% y que el déficit público se eleve al 6% en el presente año.

Además, afirmó que el ratio de endeudamiento público, que cifra en el 39,4% del PIB a finales de 2008, podría aumentar hasta el 60% a finales de 2010. Con este ratio de deuda, considera que España sigue muy por debajo del rango de otras países con calificación 'AAA', como Francia (72,4%), Alemania (65,6%) y Reino Unido (68,0%).

De este modo, Fitch prevé que la deuda pública de España se mantendrá por debajo de otros grandes países valorados con la máxima calificación crediticia en el mediano y largo plazo y que se espera una recuperación gradual en 2011.

En contraste con la rebaja de S&P

Esta decisión de Fitch contrasta con el anuncio de hoy de otra de las grandes agencias de calificación, Standard & Poor's, que rebajó en un escalón el 'rating' a largo plazo del Reino de España hasta situarlo en 'AA+', debido a que las condiciones económicas y financieras de mercado "han destacado debilidades estructurales en la economía española que son inconsistentes con una posición de 'AAA'.

Asimismo, la calificación 'A-1+' a corto plazo de España fue confirmada. La perspectiva, por su parte, pasa a ser 'estable', informó hoy la agencia.

"El recorte del rating refleja nuestras expectativas de que las finanzas públicas sufrirán en sintonía con el previsto descenso de las perspectivas de crecimiento de España y que la respuesta política puede ser insuficiente para afrontar de forma efectiva los desafíos económicos y fiscales", indicó el analista de Standard & Poor's Trevor Cullinan.