Estudio

La OCDE alerta de riesgos para el crecimiento de la zona euro

La economía de los países de la zona del euro está en plena recesión y se enfrenta a "serios riesgos" en su evolución en los próximos meses, según un estudio presentado hoy por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El crecimiento económico de los países de la moneda única ha perdido "empuje", con el consumo en un nivel modesto y con la inversión en declive, mientras que sus exportaciones sufren las consecuencias de la ralentización mundial, se afirma en el informe publicado en París.

Según la OCDE, los países de la zona del euro tienen ante sí "nuevos desafíos" puesto que, aunque aguantaron bien las consecuencias iniciales de la crisis financiera que comenzó en agosto de 2007 y se intensificó el pasado septiembre, las perspectivas ahora son más sombrías.

El pasado noviembre, la OCDE revisó a la baja sus perspectivas de crecimiento para el conjunto de sus treinta países miembros y auguró una caída del 0,3 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2009.

En concreto, para la zona del euro pronosticó para este año una caída del PIB del 0,5 por ciento, mientras que espera que en Estados Unidos caiga un 0,9 por ciento y en Japón el 0,1 por ciento.

En el informe del conocido como "club de los países ricos" se asegura que la producción de la zona del euro "se espera que se contraiga durante la segunda mitad de 2008 y la primera mitad de 2009".

"El crecimiento estará por debajo de la tendencia hasta mediados de 2010", advierte la OCDE.

En su análisis de la situación en la zona del euro, la OCDE considera que esta área económica ha resultado perjudicada en primer lugar por el incremento "excepcional" de los precios de la energía y de los alimentos, que tuvieron como consecuencia la reducción de los ingresos reales y el recorte de la capacidad de oferta.

En segundo lugar, se señala que las turbulencias de los mercados financieros internacionales han acabado con un período de "condiciones favorables de financiación" tanto para las empresas como para los hogares.

En tercer término, afirma que el ciclo alcista en el sector de la construcción de viviendas alcanzó su nivel máximo y a él le siguió un período de grandes caídas en la actividad constructora en varios de los países de la zona del euro.

Entre las advertencias que destaca la organización, en cuanto a los retos que se les plantea a las autoridades de los países de la zona del euro, destaca la "necesidad de (que haya) una adecuada regulación de la actividad financiera".

Este es "un desafío especial en el mercado de capitales europeo, que está cada vez más integrado", pero también plantea retos a las autoridades de cada país en el corto plazo.

El estudio hace un repaso tanto las decisiones tomadas por el Banco Central Europeo (BCE) en relación con las rebajas de sus tipos de interés como las de las autoridades de los países de la zona del euro para restaurar la confianza en los mercados financieros.

"Pero continúa habiendo un estrés considerable en los mercados financieros", estiman los expertos de la OCDE, que opinan que todavía hay margen para un "mayor relajamiento monetario" en los próximos meses, sobre todo si continúa el estancamiento económico.

Los autores aprovechan para alabar el "sólido marco" creado por el BCE cuando se cumplen los diez años de la entrada en vigor del euro, aunque consideran que la autoridad monetaria de la Unión Europea debería "refinar" la comunicación de sus decisiones y de las razones de éstas.

Las previsiones de la organización indican que la ralentización económica de los próximos meses contribuirá a una reducción de las presiones inflacionistas y que, efectivamente, eso proporciona margen para nuevas bajadas de tipos de interés.

Sin embargo, advierte la OCDE, "existe una cantidad inusual de incertidumbre en relación con el panorama económico", lo que conduce a considerar que "si las presiones inflacionistas son mayores de lo esperado, habrá menos margen de maniobra".

El precio de la vivienda en España cae un 10% desde máximos

Los precios de la vivienda en España e Irlanda en términos nominales son ahora un 10% inferiores a los registrados cuando estaban en sus niveles más altos, según el Estudio económico de la zona euro elaborado por la OCDE.

El informe indica que la actividad sobre el mercado inmobiliario se está ralentizando también en un gran número de países de la zona euro tras varios años de fuerte crecimiento y recuerda que los precios de la vivienda subieron cerca del 50% durante cinco años hasta finales de 2007, es decir, casi tanto como en Estados Unidos en el mismo periodo, y aproximadamente el 75% si no se tiene en cuenta el mercado alemán y austriaco, especialmente inactivos.

En todo caso, la OCDE destaca que el sector de la vivienda en la zona euro es "generalmente menos vulnerable" que en Estados Unidos, porque aquí no se ha desarrollado ningún mercado importando préstamos hipotecarios de alto riesgo. "A pesar de todo, los mercados de la vivienda a ambos lados del Atlántico se han ralentizado desde 2005, pero menos en la zona euro que en Estados Unidos", subraya.