Aeronáutica

Aernnova generará 1.200 empleos en su nueva planta de Toledo

El fabricante vasco de estructuras aeronáuticas Aernnova generará 1.200 empleos en la nueva fábrica que tiene previsto construir en el parque tecnológico de Illescas (Toledo) y en la que concentrará la fabricación del estabilizador horizontal y del elevador del A-350, el nuevo avión de mediana capacidad y largo alcance de Airbus.

La creación de empleo (500 puestos de trabajo directos y 700 indirectos) se iniciará en 2010, que es cuando está previsto el arranque de la fase de industrialización del programa.

El proyecto fue presentado ayer en Toledo en un acto presidido por el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el máximo responsable de la empresa, Iñaki López Gandásegui. Las nuevas instalaciones de Aernnova ocuparán una parcela de 66.000 metros cuadrados, la mitad de los cuales contarán con algún espacio construido.

El nuevo proyecto es fruto del contrato que logró, el pasado mes de agosto, la antigua Gamesa Aeronáutica para el diseño y fabricación de secciones clave de la parte de trasera de los nuevos A-350 de Airbus. Un paquete de trabajo valorado en 4.500 millones de dólares (3.283 millones de euros) a lo largo de toda la vida útil de estas aeronaves, que rondará los 25 o 30 años. En los diez primeros años, el retorno esperado es de unos 1.500 millones de dólares (1.095 millones de euros).

El acuerdo suscrito con Airbus, el mayor cerrado por una empresa española con el fabricante aeronáutico europeo, es de riesgo compartido, lo que supone que Aernnova debe asumir la financiación de la inversión necesaria para comenzar a diseñar, fabricar y certificar las estructuras encargadas. El desembolso que deberá acometer la empresa oscila entre los 200 y los 250 millones de euros.