Nueva 'guerra del gas'

La UE anuncia que Gazprom rechazó un acuerdo para solucionar la crisis

La Unión Europea (UE) anunció hoy que Gazprom ha rechazado un acuerdo que ya se había alcanzado con Ucrania para el envío de observadores europeos que controlen sobre el terreno el suministro de gas hacia Europa.

"Los rusos no tienen ninguna razón para rechazar esta propuesta", afirmó el ministro checo de Industria y Comercio, Martin Riman, en la rueda de prensa en la que se anunció la falta de acuerdo tras una intensa jornada de negociaciones en Bruselas.

La principal razón para el desacuerdo es la exigencia de Gazprom de que haya observadores rusos en Ucrania, según el comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, quien añadió que este punto debe ser resuelto bilateralmente entre Kiev y Moscú sin intervención de la UE.

El primer ministro checo y presidente de turno de la UE, Mirek Topolanek, está tratando la cuestión con el primer ministro ruso Vladimir Putin, afirmó Riman.

Sin embargo, el presidente de Gazprom ha asegurado horas antes que "tenemos un acuerdo para que una vez que los observadores estén en Ucrania y puedan comprobar el funcionamiento de las infraestructuras retomemos el bombeo al volumen habitual".

Consecuencias de la guerra del gas

Miles de hogares en las ciudades bosnias de Sarajevo, Zenica, Zvornik y Visoko se han quedado sin calefacción debido a la interrupción total del suministro de gas por la disputa ruso-ucrania. Numerosas empresas y fábricas han suspendido sus actividades o reducido la producción, al tiempo que algunas escuelas, parvularios, panaderías e instituciones médicas han tenido que cerrar o limitar su actividad. En la mayoría de las tiendas de Sarajevo se han agotado las estufas eléctricas o de combustibles sólidos, ante la ola de frío, que ha dejado temperaturas de en torno a los 12 grados bajo cero.

Mientras, en Serbia, que importa de Rusia la totalidad del gas que consume, unos 120.000 habitantes de las ciudades norteñas serbias de Novi Sad y Pancevo se han quedado sin calefacción durante la noche pasada, con gélidas temperaturas bajo cero, debido al corte total del suministro de gas procedente de Rusia. La situación se agrava habida cuenta que varias plantas de calefacción de ambas ciudades no tienen posibilidad de pasar a carburantes alternativos.

Reunión de urgencia

La situación cada vez peor del este de Europa ha llevado a la presidencia de turno checa y la Comisión Europea ha convocar para hoy una reunión de urgencia con los representantes de los monopolios estatales del gas de Rusia y Ucrania. Se trata de un encuentro "técnico" en Bruselas, en el que se someterá a verificación internacional su disputa sobre el tránsito de gas ruso hacia Europa.

"Si el suministro no se restablece mañana (por hoy), entonces tendremos que considerar una intervención fuerte en la UE", dijo ayer el presidente de turno de la Unión, el checo Mirek Topolanek. Bulgaria, Rumania, Eslovaquia y Hungría están bajo la amenazad directa de quedarse desde mañana sin un metro cúbico de gas.