Crecimiento económico

El FMI dice que sus próximas previsiones serán peores y que España decrecerá un 1%

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, avanzó hoy que las próximas previsiones de crecimiento de la economía mundial que hará públicas el organismo en enero serán aún "peores" que las actuales, que prevén un decrecimiento del 1% del PIB en España.

Durante su participación en la conferencia "España en el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial: Cincuenta años de relación", Strauss-Kahn insistió en que 2009 va a ser un año "muy difícil" y que la recuperación no llegará quizás hasta 2010.

El director gerente del FMI señaló además que no está convencido de que las políticas que se están implantando para encarar la crisis sirvan para impulsar el crecimiento e insistió en que lo que se necesita es una política "activa" y restaurar la confianza.

Strauss-Kahn aseguró que alcanzar la recuperación económica, necesitará una política "muy activa" que, según indicó, no está seguro de que ya se esté implantando en los diferentes países. En este sentido, aseguró que las medidas tomadas hasta la fecha no han sido suficientes y consideró que el FMI puede jugar un papel fundamental ayudando a los países a poner en marcha las políticas que necesita la economía, orientadas a restaurar la confianza, habilitar medidas en los mercados financiero para abrir los flujos de crédito y poner en marcha medias fiscales y de apoyo a la liquidez.

Solicita revisar el objetivo de inflación del BCE

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss Khan, insinuó hoy los posibles beneficios de que el Banco Central Europeo (BCE) estableciera un rango objetivo para la inflación con un límite superior y otro inferior en lugar de la actual premisa de cerca, pero ligeramente por debajo del 2%.

En el transcurso de una rueda de prensa en el marco de las jornadas 'España en el Fondo Monetario Internacional y en el Banco Mundial: Cincuenta años de relación', el director del FMI apuntó que, mientras que el BCE tiene el objetivo de mantener la inflación cerca del 2%, otros bancos centrales trabajan con límites diferentes al establecer un límite superior para los precios y un límite inferior, a partir del cual las decisiones de la institución se enfocan a impulsar el crecimiento de la economía en vez de controlar la inflación.

A este respecto, Strauss-Khan apuntó que el Tratado de Maastrich "fue redactado pensando en tiempos normales", pero afirmó que actualmente hay que estudiar que hacer con él ahora que los tiempos "no son normales".

Asimismo, el economista francés afirmó que "la amenaza de inflación va a menos" y subrayó que esto no quiere decir que a corto plazo haya riesgo de deflación, aunque reconoció que "no se puede decir que exista riesgo cero", pero hizo hincapié en que "ahora el asunto es el crecimiento y no la inflación".