Finanzas

La banca multiplica por 10 su mora con constructoras e inmobiliarias

El estallido de la burbuja inmobiliaria ha golpeado bruscamente la morosidad del sistema financiero. En sólo un año, promotoras y constructoras acumulan una deuda total de 19.816 millones de euros a la banca, una cifra que multiplica por 10 la de hace un año y representa casi el 36,5% de los créditos dudosos. La morosidad de bancos, cajas y cooperativas de crédito alcanza el 2,83%, la tasa más alta de los últimos 11 años.

El concurso de acreedores, al que se han visto abocadas numerosas empresas del sector de la construcción e inmobiliarias, ha sido el factor que más ha influido en el fuerte repunte de la morosidad de la banca. Sin que todavía se haya computado en los datos publicados el viernes por el Banco de España dos de las suspensiones de pagos más importantes del ramo, Tremón y Habitat, promotores y constructores acumulaban deudas hasta septiembre de 19.816 millones de euros, una cifra que multiplica por 10 la de 12 meses antes.

De esta cantidad, la mayor parte corresponde a las promotoras. Casi 14.500 millones de euros de fallidos frente a los 6.203 millones que había en septiembre de 2007, un espectacular crecimiento que, en parte, se explica por el concurso de acreedores presentado en julio por Martinsa Fadesa.

Esto ha originado que la morosidad de la actividad inmobiliaria se haya multiplicado por 13 en este tiempo, pasando del 0,37% al 4,57% al final del tercer trimestre del año. Los constructores, por su parte, suman unos créditos dudosos por valor de 5.399 millones de euros, y su morosidad se eleva al 3,45% desde el 0,61% que tenían a septiembre del pasado ejercicio.

La tasa de morosidad del total del crédito es del 2,83%, la más alta desde 1997

En conjunto, ambos sectores aglutinan ya el 36,5% de los préstamos impagados, que en octubre alcanzaron la abultada cifra de 54.177 millones de euros incluyendo los establecimientos financieros (y 51.158 millones sin este tipo de compañías). El crecimiento del crédito, por su parte, se ralentiza al subir el 7,8%, hasta los 1,86 billones.

El efecto de la crisis inmobiliaria, unido a la desaceleración económica han llevado a la banca a registrar una morosidad del 2,837% -sin contar con los establecimientos financieros- sobre el total del crédito. A pesar de que se registra la tasa más alta desde diciembre de 1997, el Banco de España considera que las entidades financieras españolas podrían soportar hasta un 9% de mora utilizando para ello tanto las provisiones como el beneficio, sin que bancos o cajas entren en pérdidas.

En opinión de la CECA no será raro ver el próximo año algunas entidades con tasas de morosidad del 9%.

Las cajas han sido las más perjudicadas por el estallido de la burbuja inmobiliaria al contar con mayor riesgo. Estas entidades tenían una tasa de morosidad del 3,31% frente al 2,35% de los bancos y el 2,62% de las cooperativas de crédito. Pero el récord de impagados lo acumulan los establecimientos financieros, dedicados a financiar el consumo. Su nivel de mora es ya del 5,23%.

Las cajas de ahorros suman 29.270 millones de euros de créditos dudosos hasta octubre, lo que supone multiplicar por más de cuatro veces los impagados de hace un año. En los bancos, la cifra de morosos llega ya a los 19.000 millones de euros.

12.201 millones sin cobertura

La cobertura de la morosidad sigue descendiendo al tiempo que los impagados aumentan. En octubre bancos, cajas y cooperativas contaban con una tasa de cobertura de 41.976 millones de euros, cifra inferior en 12.201 millones al total de los créditos dudosos, que ascienden a 54.177 millones si se incluyen las financieras de consumo -sin éstas, que no captan depósitos, la mora es de 51.158 millones-. La primera vez desde que se creó en 2000 las provisiones anticíclicas, que los impagados superan a las coberturas fue el pasado mes de junio. En estos momentos las provisiones cubren el 77% de la morosidad. El Banco de España afirma que no hace falta que las dotaciones lleguen al 100%, y lo lógico es que el colchón se acerque al 50% como en el resto de los países.