Despidos

Sony recortará 8.000 empleos para reducir costes

Sony, el segundo mayor fabricante de productos electrónicos, ha anunciado que recortará 8.000 empleos y reducirá la inversión para reducir costes debido a que la actual crisis económica ha dañado sus beneficios.

Sony recortará 8.000 empleos para reducir costes
Sony recortará 8.000 empleos para reducir costes

La compañía japonesa pretende ahorrarse más de 100.000 millones de yenes (unos 1.080 millones de dólares) de aquí a un año. La reducción de la plantilla afectará a su división de electrónica y supone el 5% del total de la plantilla de Sony.

Sin embargo, los analistas creen que este recorte no es suficiente. Uno de los economistas de la firma Daiwa SB Investments afirmó: "Parece un número grande (de despidos), pero la reducción de personal no será suficiente".

La compañía japonesa anunció asimismo que recortará cerca del 30% su inversión prevista en la división de negocio de electrónica. En su comunicado Sony explica que ya se han llevado a cabo algunas medidas para luchar contra los efectos de la crisis a corto plazo entre las que se incluyen ajustes de producción, reducción de los niveles de inventario y de los gastos operacionales.

Pero además, la compañía prevé ajustes en el precio de sus productos para mitigar la fortaleza del yen frente al dólar, retrasar algunos sus planes de inversión y reducir o retirarse de "negocios no troncales o que no reportan beneficios".

La compañía dijo en su comunicado que anunciará el impacto de las medidas que va a emprender para reducir costes en enero y explicó que "estas iniciativas son una respuesta a los repentinos y rápidos cambios en el entorno económico global". Tras el anuncio, las acciones de la compañía se incrementaron casi un 4%.

Planta en Cataluña

Ayer mismo en Tokio, el presidente de Sony España, Pedro Navarrete, confirmó que la división española del gigante nipón propondrá la "congelación salarial" ante la falta de competitividad de la planta de Viladecavalls (Cataluña). Esta planta catalana, que llegó a tener unos 2.000 empleados, cuenta actualmente con 1.300 trabajadores fijos de los cuales podrían ser despedidos unos 275 si la compañía no acomete una serie de ajustes, como la congelación salarial de la plantilla.