PIB

Japón sufre una recesión más profunda de lo esperado

La segunda mayor economía del mundo, Japón, padeció durante el tercer trimestre del año una recesión mayor de lo esperada al caer el PIB un 0,5%, cuatro décimas más de lo previsto, hasta dejar la tasa interanual en un negativo 1,8%.

Se trata de la primera recesión de esta potente economía en los últimos siete años. Sin embargo, ni las peores previsiones marcaban una tasa tan baja, ya que inicialmente se predijo una contracción interanual del 0,4%. Estos datos, además, anticipan que la economía nipona previsiblemente seguirá contrayéndose al menos hasta el primer trimestre del próximo año, lo que marcaría un récord desde la posguerra.

Mientras algunas compañías comienzan a cerrar sus puertas en Japón, el primer ministro, Taro Aso, ha prometido incrementar el gasto público para suavizar el impacto de los malos datos. No obstante, muchos acusan al líder del Ejecutivo de no hacer nada frente a la crisis financiera y las encuestas sostienen que sólo uno de cada cinco ciudadanos apoyan su gestión.

A falta de confirmación oficial, los medios de comunicación anticipan que el Ejecutivo nipón podría gastar 216.000 millones de dólares más (unos 168.000 millones de euros), lo que equivaldría al 3,6% del PIB. "Necesitamos poner todos nuestros esfuerzos en expandir la demanda doméstica. No deberíamos vacilar y examinar varias medidas", explicó el ministro de Economía, Kaoru Yosano, en una rueda de prensa.

Pese a los malos datos, el principal índice de la Bolsa de Tokio, el Nikkei, cerró al alza la sesión de hoy y repuntó un 0,8%. En concreto, el indicador subió 66,82 puntos, hasta concluir la jornada en las 8.395,87 unidades, el cierre más alto desde hace más de una semana. Por su parte, el índice Topix subió un 0,7%, hasta los 817,94 puntos.