Filiales

Enel y Acciona aplazan hasta 2009 la sociedad de renovables

Enel y Acciona han pospuesto para 2009 la creación de la sociedad conjunta de renovables, que se constituirá con activos de la constructora y de Endesa, a la espera de redefinir su relación en la eléctrica y resolver la actual encrucijada, que les obliga a decidir si rompen o no por anticipado el pacto parasocial que les une, indicaron a Europa Press en fuentes del sector.

Además de la sociedad de renovables, también podría quedar pospuesto el reparto del dividendo extraordinario con las plusvalías de 4.552 millones procedentes de la venta de activos a E.ON, por el que Enel ingresaría casi 3.050 millones por su 67% y Acciona otros 1.138 millones por su 25%.

Las fuentes indican que el retraso en la creación de la nueva Acciona Energía, prevista inicialmente para octubre y luego para antes de fin de año, no se debe tanto a las discrepancias entre los bancos de negocio que valoran los activos como al futuro de la participación del 25% de la constructora de los Entrecanales en Endesa.

Tras cerca de diez años de relación, Acciona ha decidido cambiar de banco asesor y romper con Lazard, la entidad que le recomendó la compra del 25% en Endesa. Ahora, el grupo ha confiado su asesoramiento a Citi y está planteándose, según las fuentes, una revisión de su continuidad en la eléctrica.

ACCIONA 100,20 -0,20%

La eventual salida de Acciona de la eléctrica pasaría por la posibilidad de ejercer de forma anticipada su opción de 'put' de venta de su 25% a Enel acordada en marzo de 2007 como parte del pacto parasocial para el control de Endesa.

Esta opción no puede ejercerse en principio antes de marzo de 2010 y, de aplicarse, se ejecutaría al precio de la OPA, esto es, 41,03 euros por acción a los que han de descontarse dividendos y ajustes. El valor actual del 'put' supera los 11.000 millones, casi el doble de los 6.250 millones en los que está valorado, a precio de mercado, el 25% de Acciona.

La baja cotización de las acciones de Endesa, las actuales dificultades del sistema financiero y la conveniencia de aliviar la deuda contraída con sus acreeedores al entrar en la eléctrica se presentan como algunos de los argumentos que podrían animar al grupo de los Entrecanales a salir antes de la compañía.

El papel de Enel

A la espera de la decisión de Acciona y de las condiciones de una ruptura anticipada, Enel observa la situación convencida de que tiene más tiempo y poder del que se le atribuye. De hecho, el retraso en la sociedad de renovables y en el reparto del dividendo puede ser interpretado como una muestra de que el grupo italiano no tiene prisa y maneja los tiempos en dos asuntos de especial importancia para la constructora.

En principio, el grupo dirigido por Fulvio Conti no tiene previsto recurrir antes de marzo de 2010 a la opción de compra ni presentar una oferta por el 25% de Acciona en Endesa, lo que le permitiría elevar del 67% al 92% su participación en la compañía.

El grupo italiano mantiene esta posición a pesar de que Acciona, con una participación muy inferior a la suya, designa al presidente de Endesa y ejerce a efectos prácticos el control de la empresa.

Esta particularidad se debe a que en el pacto parasocial de marzo de 2007 la constructora y Enel se comprometieron a crear una sociedad, Newco, que controlaría más del 50% de Endesa y en la que Acciona tendría la mitad más siete acciones en su capital.

De esta forma, Newco, controlada por Acciona, ostenta el 50,02% del capital de Endesa, mientras que el peso de Enel en la eléctrica queda limitado al 42%.

Sociedad renovables

Para Acciona, la creación de la sociedad de renovables es un asunto clave al que no está dispuesto a renunciar. Para hacer valer su puesta en marcha, podría incluso recurrir al punto decimoquinto del pacto parasocial, en el que se fijan penalizaciones de 100 millones de euros por cada incumplimiento del contrato.

Estos 100 millones de multa podrían aplicarse en cada consejo de administración en que se vote en contra de la creación de la sociedad conjunta, y la constructora posee capacidad de convocar nuevas reuniones del órgano rector cuantas veces considere necesario, incluso una vez por semana.

La creación de la nueva sociedad debe ser aprobada durante un consejo de administración de Endesa en el que los consejeros de Acciona deben abandonar la sala para evitar un conflicto de intereses.

Dado que Enel también podría tener intereses cruzados debido a la presencia en España de su nueva filial Green Power, se podría dar la circunstancia de que los representantes del grupo italiano también se vieran obligados a abandonar la sala. En ese caso, la decisión debería ser tomada por los cuatro consejeros independientes de Endesa.