Bolsa de Nueva York

Nueva York avanza entre la volatilidad y el pesimismo de la Fed

Wall Street cerró la jornada con repuntes tras una sesión marcada por la alta volatilidad y la publicación de datos e informes macroeconómicos. La tendencia alcista se impuso a los malos datos de empleo y a las negativas noticias arrojadas por la publicación del "Libro Beige" de la Fed. El Dow Jones finalizó con un avance del 2,05%.

La economía norteamericana sigue dando muestras de debilidad, y tanto empleo como otros indicadores comienzan a toparse con niveles desconocidos en los últimos años. Como dato positivo, la bajada de los tipos de interés comienza a notarse en los consumidores, que han doblado el número de solicitud de hipotecas. Como viene siendo habitual en las últimas semanas, los índices esperaron hasta el final para decidir que tendencia tomar y terminaron cerrando con ganancias. El Standard and Poors 500 ganó un 2,58% y se situó en los 870 puntos, mientras que el selectivo tecnológico Nasdaq, avanzó un 2.94%, hasta los 1.492 puntos.

El parqué neoyorquino recibió la jornada con pérdidas, después de conocerse el dato de empleo semanal. 181.671 personas solicitaron el subsidio por desempleo, en lo que supone la mayor caída semanal desde 2002. Este dato melló la confianza de los consumidores, que se mantuvieron muy cautos durante los primeros compases de la sesión. Algo más tarde se dieron a conocer las solicitudes semanales de hipotecas, y la confianza volvió al parqué. La cifra se dobló con respecto a la última publicación y la bajada de tipos llevada a cabo por la Fed, comienza a surtir efecto en los consumidores.

Esta avalancha de datos buenos y malos no cesó, y la volatilidad apareció en el parqué como protagonista principal. Fueron varias las horas en las que los índices más importantes fluctuaron entre las ganancias y las pérdidas. La publicación de los inventarios semanales de petróleo pareció decantar la balanza hacia las pérdidas, la reserva estadounidense descendió en 400.000 barriles y se sitúa en 320 millones de barriles.

A poco del cierre de la sesión y con pérdidas cercanas al 1%, la Fed presentó su "Libro Beige", en el que se recogen conclusiones y encuestas sobre la salud de la economía del país en las diferentes áreas. Como principal afirmación, el informe asegura que "las condiciones económicas se han debilitado en todo EE UU desde mediados de octubre". Ante tan pesimista visión, los consumidores desataron las compras en los últimos 20 minutos y consiguieron cerrar la segunda jornada consecutiva de ganancias, que casi recupera lo perdido en la debacle del lunes.

Como principales valores, los bancos volvieron a tirar del Dow jones y se apuntaron los mayores avances. Citigroup sigue recuperándose y ganó un 8,31%, mientras que competidor, JP Morgan Chase, fue el segundo mejor con un repunte del 6,03%. Bank of America, el tercero de los bancos, ganó hoy un 4,73%, pese a anunciar despidos en sus sucursales de EE UU.

En rojo solo cerraron seis compañías, la peor fue Alcoa, cayó un 4,82%, mientras que la petrolera Chevron, perdió un 1,06% arrastrada por la fuerte caída que registra el crudo en las últimas semanas. El mercado de futuros del petróleo Texas continúo bajando y se sitúa en un precio de 49 euros por barril.