Vivienda

Las solicitudes de hipotecas en EE UU se disparan un 112% por la caída de los tipos

Las solicitudes semanales de hipotecas en EE UU experimentaron en la semana que concluyó el pasado 28 de noviembre un incremento del 112,1% ante el fuerte descenso experimentado por los tipos de interés para préstamos hipotecarios tras el anuncio de la Reserva Federal de que comprará deuda respaldada por hipotecas, según informa la asociación estadounidense de banca hipotecaria (MBA).

Los tipos de interés para préstamos hipotecarios a 30 años se situaron en el 5,47%, lo que supone un descenso de 52 punto básicos respecto a la semana anterior, mientras que los tipos para préstamos a 15 años bajaron 65 puntos básicos, hasta el 5,13%.

De este modo, el índice de solicitudes de refinanciación aumentó un 203,3%, hasta 3.802,8 puntos, mientras que el indicador de demandas de préstamos hipotecarios para compra de vivienda creció un 38%, hasta 361,1 enteros. La media móvil de las cuatro últimas semanas creció un 29,7% en términos generales, mientras que el volumen de solicitudes de refinanciación aumentó un 56,1% y el de compras un 9,5%.

"Cuando los tipos se desplomaron tras el anuncio de la Fed de que compraría deuda de las agencias de garantía hipotecaria esponsorizadas por el Gobierno (GSE), así como título respaldados por activos, muchos de aquellos que se habían mantenido al margen decidieron entrar en el mercado y aprovechar las caídas de tipos antes de que inicien un rebote", dijo Orawin Velz, vicepresidente de previsiones económicas.

El pasado 25 de noviembre, la Reserva Federal anunció una batería de medidas encaminadas a 'descongelar' el crédito a los consumidores, hogares y pequeñas empresas, entre las que se contempla la inversión de 600.000 millones de dólares (462.489 millones de euros) en la compra de activos hipotecarios, así como una línea de crédito de hasta 200.000 millones de dólares (153.806 millones de euros) para la concesión de préstamos al consumo y a pequeñas empresas.

En concreto, la institución presidida por Ben S. Bernanke destinará 100.000 millones de dólares (77.081 millones de euros) a la compra de "obligaciones directas" de Fannie Mae, Freddie Mac y Federal Home Loan Banks, mientras que invertirá hasta medio billón de dólares adicionales (385.056 millones de euros) en la adquisión de activos respaldados por hipotecas de Fannie, Freddie y Ginnie Mae.