Crisis financiera

La Fed anuncia un nuevo plan de rescate de 800.000 millones de dólares

La Reserva Federal de Estados Unidos anunció hoy que usará hasta 800.000 millones de dólares para reactivar el mercado de crédito que afecta a entidades hipotecarias, consumidores y pequeñas y medianas empresas. A las 16.00, Paulson dará una rueda de prensa para explicar este nuevo plan.

La Reserva Federal ha vuelto a salir al paso con otra intervención para estabilizar el sistema financiero estadounidense. La Fed ha anunciado dos programas distintos para reactivar la economía, por un lado se compromete a prestar hasta 200.000 millones de dólares a los tenedores de determinados valores respaldados por activos (ABS) con la máxima calificación crediticia (AAA) que tengan el respaldo de préstamos al consumo o a pequeñas empresas, nuevos o recientemente concedidos.

En concreto, la institución presidida por Ben S. Bernanke destinará 100.000 millones de dólares (77.081 millones de euros) a la compra de "obligaciones directas" de Fannie Mae, Freddie Mac y Federal Home Loan Banks, mientras que invertirá hasta medio billón de dólares adicionales (385.056 millones de euros) en la adquisión de activos respaldados por hipotecas de Fannie, Freddie y Ginnie Mae.

En concreto, la Fed de Nueva York prestará una cantidad igual al valor de mercado del ABS a la que se restará una penalización ('haircut'). Asimismo, el Departamento del Tesoro proporcionará una garantía de 20.000 millones de dólares (15.366 millones de euros) a la Fed de Nueva York en relación con esta línea de crédito y que procederá del plan de rescate financiero.

"La emisión de nuevos ABS descendió de manera precipitada en septiembre y se paralizó en octubre. Al mismo tiempo, los diferenciales sobre los tramos AAA de estos ABS se dispararon hasta niveles muy por encima del rango histórico, reflejando unas primas de riesgo inusualmente elevadas", señaló la Fed.

Y un segundo programa que consta de dos partes. Una primera con una inversión de hasta 500.000 millones de dólares para comprar activos de deuda y valores vinculados a hipotecas. Y otros 100.000 millones de dólares que irán destinados a la compra de obligaciones directas.

"Los diferenciales respecto a la deuda de las agencias de garantía hipotecaria esponsorizadas por el Gobierno (GSE) y sobre las hipotecas garantizadas por estas entidades se habían ampliado considerablemente. Esta medida se adopta para reducir el coste e incrementar la disponibilidad de créditos para la compra de viviendas, que a su vez debería contribuir a sustentar el mercado inmobiliario y promover una mejoría en las condiciones de los mercados financieros en general", explicó el banco central estadounidense.

Asimismo, la Fed precisó que la compra de obligaciones de las GSE se desarrollará mediante subastas competitivas entre los bancos elegibles de la Fed ('primary dealers') que comenzarán la semana próxima. Por su parte, la adquisición de activos respaldados por hipotecas será dirigida por gestores de activos seleccionados mediante un proceso competitivo y se espera poder comenzar a llevarlas a cabo antes de finales de 2008.

A este respecto, la Fed apuntó que ambas operaciones previsiblemente serán llevadas a cabo durante los trimestres venideros.

Se trata de un nuevo plan de rescate para incentivar el consumo de EE UU después de que hoy se conociera que la economía nacional se contrajo en el tercer trimestre un 0,5%, por encima del dato inicial que se conoció en octubre, que preveía una caída de la economía del 0,3%.

Está prevista la comparecencia de Henry Paulson el secretario del Tesoro de EE UU a las 16.00 horas para explicar estas medidas.