Operaciones empresariales

Botín afirma que el 80% de los accionistas minoristas ya ha acudido a la ampliación capital

El presidente del Santander, Emilio Botín, aseguró hoy que el 80% de los accionistas minoristas de la entidad se han suscrito ya a la ampliación de capital del banco, operación que eleva su capital social en más de 7.190 millones de euros, un 25%.

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín

Así lo señaló en una reunión con dirigentes y responsables del grupo en Brasil, en la que se disertó sobre la integración de Santander Brasil y Banco Real -adquirido en 2007 como parte del paquete de activos en la operación ABN Amro-, y la que será la tercera mayor ampliación de su historia, tras las que llevó a cabo para la compra del Abbey y en la fusión con el Central Hispano.

Botín destacó: "Estoy muy contento de cómo va la ampliación de capital. Va muy bien", y agregó que "el 80% de los accionistas minoristas que tienen depositadas sus acciones en Banco Santander en España, ha dado ya orden irrevocable de suscripción de la ampliación".

Los inversores mayoristas, como fondos, aseguradoras y bancos depositarios de los intereses de terceros, suelen esperar a los finales de los periodos de suscripción para manifestar si acuden a una ampliación.

SANTANDER 2,74 0,13%

Además, Botín agregó que está "convencido de que una vez finalice la ampliación, la acción Santander marcará diferencias con las demás", ya que, en su opinión, "los inversores valorarán la fortaleza de capital y de resultados de Banco Santander, algo que nos distingue claramente en el contexto actual del mercado."

El pasado 10 de noviembre, Santander anunció una operación con la que se emitirán 1.598,81 millones de nuevas acciones ordinarias del banco por importe de 7.194,65 millones de euros. Los nuevos títulos tendrán un precio unitario de 4,5 euros y ofrecen derecho de suscripción preferente para los actuales accionistas del Santander, algunos de los cuales, como los miembros del Consejo de Administración del banco, ya anunciaron que acudirían a la ampliación. Cada acción en circulación otorga un derecho de suscripción preferente y son necesarios cuatro de éstos para hacerse con un título nuevo. El periodo de ejercicio de los derechos de suscripción preferente tiene una duración de 15 días naturales -del 13 al 27 de noviembre-.

Botín explicó entonces que con la operación el Santander "se anticipa al reforzar su capital, ofreciendo una magnífica oportunidad de inversión a sus accionistas". Y añadió que el banco "siempre ha tenido una política muy clara de fortaleza de capital", y por ello ha elevado desde el 6,31% de septiembre hasta el 7% su objetivo de "core capital", uno de los ratios que sirve para medir la solvencia de las entidades.

Sin embargo, las acciones del banco han pagado sobre el parqué el anuncio de la ampliación y, desde que se dio a conocer al mercado, los títulos han retrocedido el 33%, al cerrar en viernes con un valor de 5,20 euros, si bien el índice Eurostoxx Bancos ha retrocedido un 30 por ciento en ese periodo.

Por lo que respecta a los derechos de la ampliación, -cuyo valor fue descontado de la cotización antes de que se iniciara la ampliación el 13 de noviembre y que se abonará a los accionistas- han perdido un 60% desde que empezaron a cotizar ese día a 0,46 euros por acción, ya que el viernes cerraron en 0,18 euros.

Los analistas recordaron el modo en el que los inversores llevan castigando al sector bancario meses, y con intensidad en la última semana, en las bolsas de todo el mundo, independientemente de que tengan buenos resultados, solvencia o de que se actúen en sistemas bancarios diferentes y se sometan a distintas legislaciones.

Según señaló el banco el pasado mes, el grupo se ha marcado como objetivo en Brasil ganar casi 7.000 millones de euros en tres años, de forma que este país aporte casi un 20% al beneficio total del grupo anualmente, y convertirse en el primer banco privado del país.