Adquisiciones

Air France-KLM reitera su interés en hacerse con una participación del 20% de Alitalia

El presidente de Air France-KLM, Jean-Cyril Spinetta, reiteró hoy, durante la rueda de prensa ofrecida para presentar los resultados semestrales de la compañía, el interés del grupo por entrar en el capital de Alitalia y juzgó "razonable" una participación del 20% subrayando asimismo que la intención no es hacerse con el control de la aerolínea transalpina.

"Una participación minoritaria del orden del 20% nos parece posible, tiene sentido económico y comercial", dijo Spinetta, quien añadió que se está "hablando" con la compañía, aunque admitió que "no se ha empezado a negociar".

El presidente del grupo franco-holandés recordó que los principios que rigen su política de adquisiciones son la existencia de un interés en cuanto a la red de mercado, la mejora del beneficio del grupo para que no se destruya la solvencia de su balance, y que se enmarque en una gestión eficaz. "Si se tiene una duda o una respuesta negativa en alguno de esos puntos, no se hace. Es así de simple", recalcó

En este sentido, indicó que Alitalia es un caso donde "hay una competencia real" y que Air France-KLM es "claramente candidata" a trabajar con los inversores italianos en condiciones que tendrán que definirse.

Quieren entrar en el consejo

Spinetta dejó claro que corresponde a los socios italianos decidir en su momento cuál es su elección entre los grandes actores europeos que están barajando como futuros compañeros de la compañía de bandera. "No es un secreto decir que Lufthansa parece muy interesada en este caso, pero nosotros lo estamos igualmente", insistió.

En el caso de que Air France-KLM entre en el capital de Alitalia, Spinetta adelantó su interés en contar con un miembro en el Consejo de administración de la nueva Alitalia, teniendo en cuenta su participación en el conjunto del capital de la empresa.

Sin embargo, reconoció que su participación en la gestión de la empresa dependerá de las necesidades que tenga la nueva compañía. "Será una expresión de las necesidades de los inversores italianos más que querer imponer cosas concretas de nuestra parte", concluyó.

El grupo aéreo franco-holandés ganó 196 millones durante su primer semestre fiscal (abril-septiembre), lo que supone una caída del 82,9% con respecto a los 1.151 millones de euros alcanzados en el mismo periodo del ejercicio anterior.

La aerolínea atribuyó este descenso en los beneficios a las dificultades derivadas del deterioro de la economía y los efectos del precio del combustible, así como por el impacto negativo del cambio de divisas, aunque destacó que el tráfico fue positivo.