5d Inversión

Las firmas del Ibex elevan el 10% su beneficio operativo

El resultado neto avanza un 8% en el acumulado hasta el mes de septiembre, aunque retrocede un 9,9% en el tercer trimestre debido al creciente deterioro económico

Con los resultados de todas las grandes empresas encima del tapete, pese a que varias del continuo apurarán hasta el lunes para presentarlos, quedan constatados dos hechos. Los beneficios se desaceleran al calor de la creciente crisis económica, pero una buena parte de las compañías logra defender sus cuentas desde la primera línea, la de los ingresos, hasta la última, la del resultado atribuible.

Así, en los nueve primeros meses del año, las empresas del Ibex ganaron 40.096,3 millones de euros, un meritorio 8% más que en el mismo periodo de 2007. Con todo, este ritmo de crecimiento es inferior al alza del 28% que lograron a las mismas alturas del año pasado. Las cifras no incluyen a Inditex, pues lleva un calendario fiscal diferente y dará a conocer la evolución de sus negocios el próximo 11 de diciembre.

Es cierto, no obstante, que este nuevo récord, que posibilita seis años de plusmarcas consecutivas, se ha logrado con el inestimable apoyo de los más de 4.500 millones de plusvalías que Endesa logró gracias a la venta de activos a Eon. Si se excluye a la eléctrica del agregado, la subida del beneficio se transformaría en una bajada del 5,3%. Y, en cualquier caso, éste no fue el único ingreso atípico del periodo. Telefónica obtuvo 237 millones de beneficios por la venta de Sogecable; Ferrovial vendió la red de duty free de los aeropuertos de BAA, y ACS se desprendió de aeropuertos y carreteras en América Latina.

Sin embargo, hay que destacar que el pasado año se materializaron más desinversiones, que inflaron sustancialmente el beneficio agregado, lo que dificulta una comparación en términos justos. Así, Telefónica se anotó en 2007 unas plusvalías de 2.634 millones por la venta de Endemol y Airware; y BBVA, 750 millones por el 5% de Iberdrola. Además, se materializó la colocación de Realia en Bolsa por FCC y Caja Madrid.

De esta forma, el beneficio de explotación o beneficio operativo (Ebit), que no está contaminado por resultados extraordinarios, se convierte en el principal termómetro de la actividad. Este apartado, que revela la evolución básica del negocio, creció un 9,9%, hasta 61.465,2 millones. Un crecimiento incuestionable, pero que pierde fuerza de forma notable respecto a los aumentos de los cinco ejercicios anteriores, que llegaron a superar el 30%. Por último, los ingresos se incrementaron un 15,3%, hasta los 184.708 millones de euros.

Deterioro palpable

Pero ¿se nota ya en las cuentas de este tercer trimestre la ralentización económica? Los datos revelan que el deterioro es patente. Para empezar, 12 compañías vieron retroceder su beneficio neto de enero a septiembre, frente a tan sólo tres que estaban en esta situación en el acumulado del año pasado. Cintra es la única en pérdidas en cuanto a beneficio neto, pero son muy significativas las caídas de los resultados de explotación de Acerinox (-66,2%) Ferrovial (-23,1%) y, sobre todo, Iberia, que pasa a terreno negativo (véase gráfico). Por si fuera poco, el análisis aislado del negocio entre julio y septiembre revela que el beneficio neto del trimestre, de 11.326 millones, es un 9,9% inferior al cosechado en los mismos tres meses de 2007. Con todo, fueron mayoría las empresas -20 respecto a 34- las que consiguieron mejorar sus resultados.

Por su parte, los analistas estiman, en general, que comienza a percibirse la debilidad del consumo en España, en Europa y todavía, en menor medida, en América Latina. 'La crisis ya se muestra en las cuentas de julio-septiembre y no sólo en las empresas financieras', señala âscar Germade, de Cortal Consors. Ramón Carrasco, gestor de renta variable de Fortis, apunta que se advierte una mayor presión sobre los márgenes, algo que corrobora la distancia de 5,4 puntos porcentuales, entre el crecimiento de la facturación y el del Ebit.

Los expertos coinciden en que las estimaciones de beneficios del consenso sufrirán sensibles revisiones a la baja de ahora en adelante. Y eso que los datos recopilados por FactSet anticipan ya que los beneficios de 2009 caerán cerca de un 12% respecto a los de este ejercicio. Los propios protagonistas reconocen las dificultades presentes y futuras. Santander señalaba que 'la crisis financiera y la desaceleración económica han implicado un menor crecimiento de la actividad y un aumento de la mora, que ha demandado mayores provisiones'.

Un ejemplo de que el mercado latinoamericano no es, en general, una rémora en la base de resultados de las empresas presentes en esa área es Telefónica. En Brasil, ha logrado un crecimiento de ingresos en moneda local del 11%. En conjunto, el resultado bruto de explotación de la operadora en ese continente subió un 13,5%, superando los 6.000 millones de euros. Por su parte, la desaceleración del crecimiento del crédito en España, BBVA lo ha compensado por el negocio de América (más 22% en tasa interanual). E Iberdrola, aumentó sus ingresos en ese área un 26,5% y el Ebitda, un 3,8%. Gas Natural ganó un 10% más, gracias básicamente al tirón de México.

Por otro lado, las características defensivas de algunos valores han quedado patentes en las cifras de este año, aunque no sean totalmente inmunes a la crisis. A propósito de Indra, JPMorgan señala que cuenta con una posición diferenciada por su oferta de servicios y su diversidad geográfica.

La mayor parte cumple con las estimaciones

Con más dificultades que antes, pero las cuentas de las compañías han estado, mayoritariamente, a la altura de lo esperado por el mercado, especialmente entre las grandes compañías. Telefónica, por ejemplo, logró sortear los obstáculos y consiguió un resultado neto en línea con el esperado por el consenso. El Santander y su rival BBVA, incluso, superaron, aunque levemente, las previsiones del consenso. Repsol también batió las expectativas e incluso su Ebit mejoró en el tercer trimestre respecto al segundo. Sin embargo, algunas empresas defraudaron al mercado, como ocurrió con Acerinox, que obtuvo unos resultados peores de lo esperado tanto relación al resultado de explotación como en cuanto al beneficio neto del consenso, según explica Ibersecurities. Es relevante, eso sí, que las expectativas de beneficios para este ejercicio se han visto sucesivamente disminuidas, según revelan los datos de FactSet. Así, el consenso de analistas ha recortado las estimaciones para 24 empresas del Ibex -el 68,6%- respecto a las de comienzos del ejercicio. La más afectada por las revisiones ha sido Iberia, de forma que ahora se espera que gane 26 millones, frente a los 200 que se estimaban en el mes de enero.

Caída del 14% en EE UU

Cuando prácticamente todas las empresas del S&P 500 han presentado los resultados del tercer trimestre de 2008, el balance no es alentador. Los datos ya anunciados y las previsiones para las compañías que aún no lo han hecho muestran un retroceso del 13,9% respecto al mismo periodo del año precedente. Se trata, además, del quinto trimestre consecutivo que la media de beneficios de las empresas que forman parte del índice presentan un retroceso.

Además, las cuentas defraudan a unos analistas que tampoco estaban precisamente eufóricos, y que habían ido reduciendo gradualmente sus expectativas. El consenso preveía una reducción del 11,7% frente al citado 13,9%. No todos los sectores se han comportado igual: las empresas energéticas son las que mejor lo han hecho, con un crecimiento de beneficios que podría rondar el 60%, en un contexto en el que todavía los precios del petróleo era elevados. En el lado opuesto están las entidades financieras, con un desplome del 107%, lo que supone su entrada en pérdidas. También los valores unidos al consumo reducen resultados en casi un 30%. Esta semana, la cadena Best Buy inundaba de pesimismo los mercados con sus sombrías previsiones sobre la evolución del consumo.

Para el cuarto trimestre de 2008, los analistas prevén ahora una subida de las ganancias del 24,7%, aunque no se descartan revisiones a la baja. Para el primer trimestre de 2009, se apunta a un incremento del 5,9%.

Más revisiones a la baja en Europa

Los vientos de crisis golpean con más fuerza los resultados en el resto de Europa. Los calendarios de publicación difieren en cada uno de los países, pero tanto las cuentas ya publicadas como las previsiones del consenso revelan que el creciente deterioro económico hace mella en las cuentas de los resultados.

Según los últimos datos de consenso recopilados por Oddo Securities, se espera que las empresas que forman parte del Dow Jones Stoxx 600, que incluye las más representativas tanto de la zona euro como de Reino Unido, reduzcan en torno a un 7% los beneficios en 2008, cuando a comienzos del ejercicio se esperaban aumentos incluso de doble dígito.

Pablo García, director de análisis de la entidad francesa, asegura que 'es muy posible que finalmente se sobrepase el umbral del 10%'. Desde el 1 de enero, las estimaciones sobre el agregado de los beneficios de las firmas del índice se han reducido en un 14,1% (véase gráfico), con las aerolíneas y automóviles como los sectores más afectados. 'A partir del verano, las revisiones a la baja se han sucedido en casi todos los sectores', señala Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego. 'Las petroleras y las mineras han sido las más beneficiadas con importantes mejoras de perspectivas, si bien se han visto afectadas por las últimas caídas en las materias primas', añade.

Según los datos del consenso recopilados por FactSet y Morgan Stanley, el 31% de las compañías europeas que han presentado las cuentas hasta septiembre no ha logrado estar a la altura de las expectativas, a pesar de que éstas han disminuido notablemente. El 36% ha estado en línea y el 33% las ha superado.

Con todo, para 2009 el consenso todavía espera que los beneficios en el Stoxx 600 crezcan un 8,3%.