Cumbre del G20

Zapatero sugiere que habrá un mayor gasto público para reactivar la economía

Los líderes del G20 se han comprometido a reactivar la economía con medidas de estímulos fiscales e inversiones productivas que deben ser coordinadas porque como dijo ayer el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, "hemos comprobado que medidas país a país tienen escasa eficacia". Zapatero explicó que la política fiscal es también acelerar la inversión productiva que "es lo más sólido para combatir la recesión económica". El presidente dijo que el sector público tiene que liderar en este momento y con carácter coyuntural a la economía.

El presidente evitó decir que en el caso de España esto se traducirá en una reducción de impuestos y señaló que ya se ha hecho "una política fiscal importante en este sentido con el traslado de 15.000 millones en recursos públicos a los ciudadanos y empresas". Zapatero explicó que la política fiscal es también acelerar la inversión productiva que "es lo más sólido para combatir la recesión económica". El presidente dijo que el sector público tiene que liderar en este momento y con carácter coyuntural a la economía.

Las medidas de estímulo fiscal se coordinarán en el seno de la UE y se espera que el 26 de noviembre habrá una reunión con este fin en Bruselas. Al día siguiente, el presidente presentará su informe sobre la cumbre y esta reunión ante el parlamento. De momento, el presidente dijo que la cumbre ha sido muy positiva y que a raíz de ésta las perspectivas para la economía global es ahora "mucho mejor que hace una semana".

El presidente explicó que en la cena del viernes, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn dijo que una inversión del 1% o el 2% del PIB mundial se traduciría en un crecimiento de los mismos puntos porcentuales. Aunque el presidente George Bush no se ha comprometido a poner en marcha un paquete fiscal, dado que le queda poco tiempo en el cargo, Zapatero está convencido que lo habrá.

Barack Obama, el presidente electo, no hace más que enfatizar la necesidad de este plan que los economistas consideran que debe suponer un gasto por encima de los 300.000 millones de dólares

Las medidas de estímulo fiscal se coordinarán en el seno de la UE y se espera que el 26 de noviembre habrá una reunión con este fin en Bruselas. Zapatero adelantó que habrá iniciativas para ayudar a una industria que es muy importante para España que es la del automóvil.

Al día siguiente, el 27 de noviembre, el presidente presentará su informe sobre la cumbre y esta reunión ante el parlamento. De momento, y al inmediato término de esta reunión, el presidente dijo que la cumbre ha sido muy positiva y que a raíz de esta las perspectivas de para la economía global es ahora "mucho mejor que hace una semana".

El comunicado que se hizo público tras esta extraordinaria reunión reconoce las causas globales de la crisis en el aumento de un riesgo que no se ha sabido entender y que además ha crecido al calor de una laxa regulación y supervisión "en algunos países". Además de revisarse las acciones que han tomado algunos países para limitar el impacto de la crisis se han acordado principios comunes para la reforma de los mercados financieros que inciden en una mayor transparencia y salvaguardias para limitar el riesgo y vigilar activos financieros como los derivados. Con todo, las medidas más importantes se dejan pendientes de una segunda reunión el año que viene, dando así un mayor papel a la nueva Administración estadounidense.

Una de estas medidas es la creación de un "colegio de supervisores" que incluiría a una serie de reguladores internacionales que deben vigilar a las entidades financieras mas grandes y cuyos problemas puedan dar lugar a un riesgo sistémico.

La lista de estas entidades se hará antes del 31 de marzo, fecha en la que se prevé que buena parte del trabajo que se ha acordado en Washington esté ya hecho. La próxima reunión, continuación de esta, se hará probablemente en Londres antes del 30 de abril. tanto el presidente francés, Nicolás Sarkozy como el ministro de exteriores brasileño, Celso Amorim, han abogado por la presencia del gobierno español en las siguientes convocatorias. Zapatero dijo agradecer a ambos su interés y ayuda y dijo que España "representa es la octava economía del mundo, representa mucho en el sistema financiero y tiene ganas de trabajar y aportar soluciones".

La lista de tareas que se ha fijado el G20 es larga como lo fue el comunicado emitido tras el fin de la reunión. Como regla general se pide que se evite la sobrerregulación, se bendice el sistema de libre mercado y de hecho se llega a un compromiso para evitar medidas proteccionistas durante un año. Además, y para ayuda a los países emergentes se va a trabajar para reforzar y actualizar el papel del FMI y del Banco Mundial que tendrán que dar más voz a economías emergentes. El presidente George Bush dijo que el FMI y el Banco Mundial deben modificar y modernizar su estructura de gobierno y deben considerar ampliar los votos de algunos países, particularmente a los que han incrementado su financiación.

Zapatero, dijo que Bush fue muy cordial. "hemos tenido muchas diferencias pero tengo que reconocer que ha sido muy cortés". Con respecto a la foto de familia que salió de esta cumbre, Zapatero afirmó que tiene que recordarse como la del momento "que lo cambió todo".