Hacia un nuevo orden financiero

EE UU rechaza invertir el dinero de su plan de rescate en activos 'toxicos'

El secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson, afirmó hoy que el Gobierno ha abandonado la idea de comprar activos ilíquidos, la piedra angular del primer borrador del plan de rescate de 480.000 millones de euros para estabilizar el sistema financiero. Al mismo tiempo, anunció que el Gobierno extenderá sus ayudas a empresas no bancarias, como las tarjetas de crédito y las financieras de automóviles.

"Necesitábamos actuar con rapidez y firmeza, y la compra de activos ilíquidos, nuestro objetivo inicial, habría requerido de más tiempo para ser puesta en práctica y no habría resultado suficiente dada la severidaad del problema", dijo Paulson, quien indicó que, junto con la Reserva Federal, determinó que el paso más efectivo y oportuno para mejorar las condiciones del mercado era fortalecer con rapidez los balances de las entidades mediante la toma de participaciones en los bancos.

En este sentido, Paulson admitió que en las últimas semanas han continuado examinando los beneficios relativos de comprar activos ilíquidos respaldados por hipotecas y han llegado a la conclusión de que "no es la manera más efectiva de emplear los fondos del plan", por lo que valorarán otras posibles iniciativas que pudieran contribuir a fortalecer el sistema financiero y apuntalar el flujo de préstamos.

En este sentido, el responsable de Hacienda de la Administración Bush apuntó que está evaluando las necesidades de capital por parte de instituciones no financieras que actualmente no pueden tomar parte en el actual plan de rescate, aunque admitió que esta ampliación traería beneficios y problemas y puntualizó que "antes de empezar un nuevo programa de compra de participaciones debe concluir el primero y valorarse su impacto para tener en cuenta esta información a la hora de establecer el tamaño y el objetivo de un programa adicional".

Asimismo, Paulson subrayó la importancia de apoyar el acceso a financiación por parte de los consumidores más allá del sistema bancario e hizo hincapié en los problemas del mercado de titulizaciones de valores respaldados por activos, a su juicio clave para la financiación del consumo, por lo que adelantó que la Fed y el Tesoro se está estudiando el desarrollo de una línea de crédito destinada a valores respaldados por activos de máxima calidad ('AAA') y el empleo de parte de los fondos del plan de rescate al propósito de animar a los inversores privados a regresar a este mercado.

"La iliquidez de este segmento incrementa los costes y reduce la disponibilidad de creditos para la compra de automóviles, tarjetas de crédito o préstamos para estudiantes", señaló Paulson. "Esto genera un barrera para los ciudadanos estadounidenses y afecta a la creación de empleos en nuestra economía", añadió.

Por otro lado, el secretario del Tesoro quiso reconocer la responsabilidad de EEUU en la actual situación de la economía mundial y afirmó que el país "está al tanto y avergonzado de sus propios errores", aunque señaló que no es el único responsable de la crisis.

No obstante Paulson consideró que se han tomado "los pasos necesarios para prevenir una amplia crisis sistémica. Tanto en casa como en el resto del mundo se han visto ya signos de mejoría".

"Nuestro sistema es más fuerte y más estable que hace tan sólo unas semanas. Aunque es un gran logro, tenemos aún muchos desafíos por delante. Nuestro sistema financiero sigue siendo frágil frente a una desaceleración económica aquí y en el exterior, y los balances de las instituciones financieras todavía mantienen un considerable volumen de activos ilíquidos", añadió.