Crisis financiera

El Gobierno EE UU pondrá condiciones a empresas que reciban socorro financiero

El Departamento del Tesoro requerirá que las empresas privadas que participen del socorro financiero de 700.000 millones de dólares aprobado en octubre, cumplan algunas condiciones previas, indicó hoy el diario The Wall Street Journal.

Entre ellas, figura la de que obtengan nuevo capital privado si quieren poder acceder a los fondos públicos. El gobierno de Bush ya ha distribuido unos 163.000 millones de dólares de esos fondos, sin demasiadas condiciones.

Los bancos beneficiados, según diversos medios, han estado usando los fondos para aumentar su capital, pagar dividendos, pagar compensaciones a sus ejecutivos y adquirir otros bancos en lugar de aflojar los préstamos al público y las empresas.

De hecho, la Reserva Federal y otras tres agencias reguladoras emitieron hoy un comunicado urgiendo a los bancos a utilizar el dinero recibido en fortalecer su capital, y no revertirlo en un aumento del dividendo pagado a los accionistas.

En el comunicado, también animan a las entidades financieras a reactivar la concesión de nuevos préstamos a los clientes solventes, y a trabajar con los clientes que han entrado en una fase de morosidad, para evitar que pierdan sus viviendas.

Mientras tanto, el Gobierno continua con su plan de rescate, y esta semana decidió ampliar a 150.000 millones de dólares su intervención en la firma aseguradora American International Group (AIG), mientras crece en Washington la presión política para que se otorgue ayuda a las empresas fabricantes de vehículos automotores.

The Wall Street Journal informa hoy de que, de cara a futuros planes, el Departamento del Tesoro pondrá condiciones previas, y "requerirá que las firmas que pidan ayuda del gobierno obtengan capital privado si quieren calificar para la ayuda gubernamental", afirmó el diario.

"Estas medidas no se aplicarían al programa ya existente que usará 250.000 millones de dólares y que ya está inyectando dinero en los bancos", agregó. "Pero el Tesoro estudia la aplicación de tales condiciones sobre cualquiera de sus inversiones de capital futuras".

Según The Wall Street Journal es poco probable que el Tesoro lleve a cabo subastas para la compra de préstamos incobrables y otros activos problemáticos, que fue la propuesta original con la cual el secretario Henry Paulson convenció al Congreso para que aprobara los 700.000 millones de dólares. "En cambio se espera que el Departamento del Tesoro continúe apuntando su artillería pesada en la inyección de capital directamente en el sector financiero", añadió.

La única condición que puso el Congreso cuando aprobó el programa de 700.000 millones de dólares a comienzos de octubre fue la entrega del dinero en fases. De los 250.000 millones entregados en una primera fase al Tesoro le quedan apenas 60.000 millones de dólares, y "el gobierno actual o el próximo tendrán que pedirle al Congreso la segunda porción del plan", indicó el periódico.