Kevin Gardiner

'Si al inversor no le sobra el dinero, no es el momento de estar en Bolsa'

El estratega de HSBC considera que hay 'oportunidades de largo plazo' en los mercados, pero avisa de la volatilidad extrema, provocada por la necesidad general de liquidez.

'Si al inversor no le sobra el dinero, no es el momento de estar en Bolsa'
'Si al inversor no le sobra el dinero, no es el momento de estar en Bolsa'

Cautela. Esa es la consigna en tiempos como los actuales, que son de excesiva oscilación. El estratega jefe de renta variable de HSBC, Kevin Gardiner, cree que hay grandes oportunidades en el mercado en términos de valoración y tiene una visión relativamente optimista de cara a 2009, pero reconoce que la situación invita a la prudencia. Formado en Cambridge y la London School of Economics, Gardiner se hizo célebre cuando en 1994 acuñó el término de 'Tigre Celta' para definir la entonces incipiente economía irlandesa.

La Fed acaba de recortar tipos, ¿qué espera que haga el BCE?

Creo que el BCE comenzará a recortar tipos de una forma mucho más agresiva, porque el presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet ha reconocido que los problemas inflacionarios, que impedían al banco actuar, están remitiendo. El BCE seguirá recortando tipos más allá de noviembre. Creo que los bancos centrales van a ser, en términos globales, mucho más activos de lo que han sido hasta ahora. También es preciso modificar la psicología de los inversores y creo que los bancos centrales lo conseguirán, pero no es algo que vaya a ocurrir de la noche a la mañana. Un indicador del riesgo a la aversión que impera es el colosal volumen de dinero de los fondos de pensiones estadounidenses que está refugiado en este momento en instrumentos monetarios de corto plazo, equivale aproximadamente al 40% de la capitalización del S&P 500 unos 2,6 billones de euros.

'Los bancos centrales van a seguir ambiciosos y esperamos que el BCE lleve los tipos de interés hasta el 3% en 2009'

¿Qué nivel alcanzarán los tipos de interés en el año 2009?

Hay que ser prudentes, porque las previsiones cambian muy rápidamente cada día. En principio, esperamos que la Reserva Federal llegue eventualmente al 0% desde el 1% actual durante el transcurso del año 2009, ya que creemos que la economía seguirá estando muy frágil. Prevemos que el Banco de Inglaterra rebaje el precio del dinero hasta el 2,5% ahora está al 4,5% y que el BCE reduzca los tipos al 3%, frente al 3,75% de ahora. Pero, repito, estas previsiones hay que tomarlas con mucha cautela.

La Bolsa está muy atractiva en términos de valoración, pero ¿eso ahora es realmente importante?

Es cierto que los mercados ahora están impulsados por la liquidación de posiciones de los hedge funds y de algunos inversores minoristas y no por las valoraciones. La Bolsa europea cotiza a unos ratios de PER de entre seis y siete veces los beneficios. Ahora nadie cree que esas previsiones de beneficios se vayan a cumplir, pero aún incluso en un escenario de depresión y caída de beneficios del 50% o el 80%, los ratios de PER seguirían estando dentro del promedio de los últimos 20 años, lo que sugiere que muchas de las malas noticias ya están en precio. Una vez que el nerviosismo ceda y terminen las liquidaciones, podría prevalecer la idea de que los mercados están baratos.

¿Entonces diría que hay una oportunidad de inversión?

Creo que si se tiene la habilidad de mirar a largo plazo, y estoy hablando de dos o tres años, entonces si que hay probablemente una oportunidad. El mensaje es que si el inversor necesita ahora su dinero, si no le sobra el dinero, o podría verse forzado a recurrir a sus ahorros en una emergencia, este no es el momento de ir a los mercados; estamos viviendo el mayor periodo de volatilidad de nuestra historia. Si un inversor puede permitirse el lujo, entonces sí que hay una oportunidad de largo plazo.

El desapalancamiento es el tema del momento. ¿Qué está ocurriendo? ¿Cuándo concluirá este proceso?

Nadie lo sabe, ese es el problema. Pero hay un elemento muy interesante: si nos fijamos en el volumen de crédito en la banca comercial estadounidense, cualquiera pensaría que se ha reducido en los últimos 12 meses ¿no? Pues ha crecido y nada menos que un 20%. Eso significa que todo el desapalancamiento del que estamos hablando tiene lugar dentro del sistema financiero y aún no es visible en los agregados monetarios. Las autoridades monetarias están trabajando intensamente para evitar que se extienda a compañías y consumidores. Básicamente lo que está ocurriendo ahora es que hay una oleada de reembolsos en los fondos de inversión y los hedge funds. Estos, para devolver el dinero no tienen más remedio que vender los únicos activos que son líquidos en estos momentos: las acciones. La liquidez juega ahora en contra de la renta variable y esa es la razón por la que los mercados son ahora tan volátiles.

¿Fue un error dejar caer a Lehman Brothers?

No tengo los detalles, pero mi impresión es que a las autoridades estadounidenses les hubiera gustado hacer las cosas de otra manera. La intensidad de la reacción sistémica que provocó la caída de Lehman ha sorprendido a las autoridades públicas.

¿Cuál es su expectativa para los próximos y para el próximo año?

Dado que la volatilidad implícita de los mercados ronda el 80%, puede tener lugar cualquier movimiento dramático en un sentido o en otro durante los próximos meses. Pero a medida que la Bolsa empiece a estabilizarse, espero que dentro de un año los mercados estén por encima de los niveles a los que están ahora. El mensaje que estamos enviando a nuestros clientes institucionales es que la exposición a Bolsa debería ser pequeña y relativamente defensiva.

'EE UU liderará el próximo ciclo bursátil'

Un mercado más defensivo. Kevin Gardiner pronostica que el próximo ciclo bursátil estará liderado por grandes compañías estadounidenses, propietarias de marcas reconocidas mundialmente.

'Será algo parecido a lo que ocurrió a mediados de los años cincuenta. No me sorprendería que los países emergentes y las compañías mineras tengan un buen desempeño en el futuro, pero no tirarán del mercado como han hecho en los últimos años', afirma el estratega jefe de HSBC.

Gardiner señala que esto es algo que siempre ocurre en los ciclos bursátiles y cita como ejemplo más reciente el del pinchazo de la burbuja tecnológica. Cuando los mercados se recuperaron y realizaron cinco años consecutivos al alza, estas empresas no consiguieron volver a tirar del mercado.

'Los inversores todavía están nerviosos y buscarán grandes compañías líquidas que sepan que pueden vender si es necesario', apunta Gardiner. 'Los ahorradores quieren empresas cuyo negocio puedan entender y estarán satisfechos de pagar unos ratios de valoración más elevados, siempre que puedan evitar sectores que son más baratos, pero también más peligrosos. Será un mercado más defensivo'.