Reforma del sistema financiero

El primer ministro de Japón aboga por una solución común a la crisis

La cumbre de ASEM que concluyó hoy en Pekín discutió el posible impacto de la crisis financiera internacional en las economías reales de la UE y de Asia y reveló la necesidad de actuar conjuntamente, afirmó hoy el primer ministro de Japón, Taro Aso.

"En Washington no debemos discutir solo con vistas a medio sino a largo plazo. Todos compartimos que es una crisis muy seria, la principal desde los años veinte y Japón comprende a la Unión Europea (UE) y EEUU aunque todavía no esté muy afectado", destacó.

El primer ministro nipón dijo haber coincidido en Pekín con el presidente chino, Hu Jintao, en la necesidad de acuerdo y cooperación el 15 de noviembre en la cumbre extraordinaria que aborde la crisis, la reforma de las instituciones financieras y la estabilidad a largo plazo de la economía mundial.

"Hay mucho que discutir. Los instrumentos financieros son mundiales, pero la supervisión es por países y una sola autoridad no puede hacerlo. A Washington irá cada país con sus ideas, pero Japón dará la bienvenida a las que tengan visión a medio y largo plazo, es decir sobre el sistema financiero internacional", manifestó.

Según el primer ministro nipón, no hay unanimidad entre los países sobre cómo abordar que se repita el problema de los productos financieros derivados o de las agencias de clasificación en el origen de la crisis actual por falta de transparencia o de supervisión suficiente por los gobiernos.

"Algunos países piensan que las regulaciones (futuras) deben de ser fuertes mientras que otros creen que eso impediría la imaginación o la creatividad", manifestó Aso.

El primer ministro señaló que en las reuniones que mantuvo en Pekín recordó la experiencia de su país en la crisis de los noventa que le obligó a adoptar medidas firmes como la introducción de liquidez en el sistema o un paquete de préstamos.

"Entonces salimos solos, pero esta vez la extensión de la crisis la hace diferente y exige coordinación y políticas comunes", concluyó Aso.