_
_
_
_
_
En portada

Camdessus reclama mayor poder para el Fondo Monetario

El ex director gerente del FMI pide que la institución tenga un consejo político superior, con representación de los países emergentes.

Michel Camdessus, ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), volvió a reclamar un mayor poder para el organismo de cara a poder afrontar periodos de crisis. Según el directivo, el mundo necesita una autoridad central que tome la iniciativa y que ponga en marcha medidas que, posteriormente, sean implantadas por los gobiernos de los países. Añadió que con esta fórmula, con la que el FMI asumiría mucho poder, sería necesaria una mayor distribución del poder, que debería configurarse a través del sufragio universal. 'Actualmente mandan los tecnócratas', dijo el experto francés. Además, indicó que debería tener un consejo político superior en el que tendrían que estar los jefes de Estado y que, por supuesto, diera cabida a los países emergentes.

De cara al escenario actual, Camdessus recordó que los más perjudicados por las crisis serán los más pobres por lo que pidió que, si de verdad hay un nuevo Bretton Woods, el FMI apruebe un programa fuerte y ambicioso para proteger a los países más débiles.

Defendió asimismo la política que se está haciendo ahora en Europa como camino hacia la recuperación, pero advirtió que si se vuelve a caer en lo mismo, 'sería catastrófico'. El veterano directivo defendió el papel del Viejo Continente, asegurando que 'puede ser la esperanza del mundo'. En esta línea, añadió que las reformas del FMI sólo harán 'si Europa se une y las propone al mundo'. Y pidió una organización financiera global que establezca unas reglas claras que implanten una disciplina básica, que en el caso de los bancos debería pasar por el control de riesgos. En relación a la situación, Camdessus advirtió que desde hace un año 'vivimos una crisis de liquidez sin precedentes, que ahora ya está afectando a la economía real'.

'Vivimos una crisis de liquidez sin precedentes, que ahora ya está afectando a la economía real', explicó el gobernador honorario del Banco de Francia

Además, criticó con dureza la desregulación de la que ha gozado el sector financiero en los últimos años. 'Ha habido una ausencia de reglas', comentó. El ex responsable del FMI puso ejemplos sobre cómo la política de conceder préstamos a familias dentro de una 'atmósfera de créditos blandos pero vinculándolos a las variables financieras'. Según Camdessus, estas familias pierden ahora sus casas y sus ahorros, y eso 'no es sólo un error técnico, es una falta de ética humana'. Asimismo, atacó las estrategias de venta de derivados de créditos realizadas por muchos bancos, afirmando que 'muchos de ellos ni siquiera entendían lo que estaban haciendo'. También abogó por fortalecer la lucha contra el cambio climático. En este caso, bromeó con que en España no todo el mundo tiene una visión clara sobre los efectos. A partir de aquí, se mostró preocupado por los efectos para las naciones pobres y señaló que durante el siglo XXI, cerca de 75 millones de personas se podrían quedar sin sus casas o ciudades por culpa del cambio climático.

La profesora de la Universidad de Oslo, Janne Haaland, que acompañó en el panel a Camdessus, explicó que la actual crisis tendrá consecuencias geopolíticas importantes, y puso el ejemplo de países como Islandia, que ha aceptado la ayuda rusa para intentar atajar los problemas financieros. Haaland, especializada en relaciones internacionales, dijo que 'podría suceder lo mismo con otros países en problemas como Hungría'.

Haaland, que criticó la especulación en los mercados (afirmó que se han llegado a comportar como casinos sin propietarios), también abogó por el establecimiento de un capitalismo sostenible, 'que sea compatible con las necesidades'. La experta, que mantuvo la superioridad del capitalismo sobre el comunismo por las mayores garantías de los derechos para el hombre, afirmó que es necesario que la justicia esté embebida en el propio sistema. Al mismo tiempo dijo que las empresas deben funcionar como tal y no sustituir a los estados, y exigió que las corporaciones respetan sobre todo los derechos humanos.

El peso de la televisión frente a la red

Pese al avance de internet, según explicó Steve McGowan, vicepresidente de Nielsen Media Research, la televisión sigue todavía teniendo una gran influencia. El ejecutivo expuso datos de Estados Unidos, donde el 90% de los hogares cuenta con una oferta de televisión de pago, bien de cable, bien de satélite. 'La cifra es similar a la que había hace un año', aseguró, indicando que cada hogar accede a cerca de 120 canales. Además, McGowan dijo que la oferta televisiva no es algo exclusivo del cable y recordó que las compañías telefónicas ya tienen su propia oferta audiovisual. Rechazó la idea de que el usuario de internet no ve la televisión. Y señaló que, según Nielsen, el 70% de los televidentes utiliza ambas plataformas para acceder a contenidos, frente a un 27% que sólo ve la televisión. Sólo el porcentaje restante es el que emplea únicamente la web. 'Tres de cada cinco usuarios ve la televisión y usa internet en el mismo minuto', comentó McGowan, añadiendo que el miedo de los canales de televisión a perder anunciantes no está tan claro puesto que la rentabilidad de los espacios publicitarios en este medio es todavía mayor.El responsable de Nielsen advirtió no obstante que los estadounidenses están avanzando hacia las nuevas plataformas como los móviles, si bien, para que se produzca una entrada masiva en las mismas, éstas tienen que tener un uso fácil, ofrecer unos precios atractivos y, por supuesto, ofrecer unos contenidos importantes. De cara a 2009, recordó que el apagón analógico en EE UU será en febrero, pronosticó un declive en el negocio de la televisión por la crisis económica. Aunque, no descartó un aumento del consumo de los canales de pago porque muchos ciudadanos van a concentrar en este medio mucho más tiempo de su entretenimiento.

Más información

Archivado En

_
_