Balance

PSA Peugeot Citroen reduce severamente sus expectativas de rentabilidad tras facturar un 5% menos

El grupo automovilístico francés PSA Peugeot Citroen redujo hoy severamente sus expectativas de rentabilidad para este año al anunciar un descenso de su facturación del 5,2% en el tercer trimestre con 13.301 millones de euros.

PSA explicó en un comunicado que anticipa un margen operativo consolidado en torno al 1,3% de las ventas, en lugar del 3,5% que era el objetivo hasta ahora.

La razón es que calcula que las ventas en el conjunto del año se reducirán un 3,5%, por lo que va a proceder a una disminución de la producción que se va a concentrar en el último trimestre.

El descenso de las matriculaciones que augura el fabricante francés se explica por un bajón del mercado automovilístico de Europa occidental que llegará a ser del 17% en el cuarto trimestre y del 8% en el conjunto de 2008.

La crisis también afectará a los países que PSA Peugeot Citroen considera "zonas prioritarias de desarrollo", con una ralentización "significativa" que se traducirá en un incremento de las ventas del orden del 10%.

El recorte de la cifra de negocios del tercer trimestre se debió al descalabro de la actividad de fabricación de vehículos del grupo, con una caída del 7,1% a 10.184 millones de euros, que tiene que ver con "la rápida aceleración" en Europa occidental (-10,7%).

En concreto, pesó en particular entre julio y septiembre el hundimiento del mercado español (-34% y -23,6% en los nueve primeros meses del año), el británico (-19% y -7,5% hasta septiembre), el italiano (-12% y -10,7% respectivamente) y el alemán (-3% y +1,6%).

La resistencia en el tercer trimestre de Francia, que se mantuvo estancado y subió el 3,4% en los nueve primeros meses de 2008, no bastó para invertir la tendencia.

En Mercosur el ascenso de la cifra de negocios se ralentizó, aun manteniéndose un ritmo importante (+19% frente al +23,8% entre enero y septiembre).

Más acusada fue esa ralentización en Rusia (+12% en el tercer trimestre y +24,9% en los nueve primeros meses del ejercicio) y en Europa oriental hubo un retroceso del 2% entre julio y septiembre, lo que dejó el ascenso en los tres primeros trimestres en el 5,8%.

Al margen del negocio de fabricación de vehículos, PSA ingresó 2.863 millones de euros en el tercer trimestre por su filial de componentes Faurecia (+1,7%), 873 millones por la de logística Gefco (+4,6%) y 534 millones por la de financiación (+7%). Las otras actividades y las eliminaciones contables por las actividades cruzadas restaron 1.153 millones de euros.

En los nueve primeros meses del año la cifra de negocios del grupo francés totalizó 44.600 millones de euros, un 0,5% menos que en el mismo periodo de 2007.

Reducir la producción

El presidente, Christian Streiff, insistió en que "la solidez y la importancia de los recursos financieros del grupo son bazas importantes en la crisis financiera actual".

Una crisis ante la que Streiff dijo que su empresa había "reaccionado muy rápidamente tomando medidas excepcionales para reducir la producción, aunque eso se hará lógicamente en detrimento del margen operativo de 2008".

El máximo dirigente advirtió de que "las reducciones de producción serán masivas en el cuarto trimestre, porque es esencial que el grupo esté en buena posición para abordar el año 2009".