Aerolíneas

Spanair retrasa la presentación del ERE por el bloqueo de tres colectivos

El lunes era la fecha límite marcada por Spanair para alcanzar el acuerdo del ERE que afecta a 1.120 trabajadores, ayer se concedió un día más para intentar el apoyo de tres colectivos que bloquean el acuerdo.

La presentación ante la Dirección de Trabajo del expediente de regulación de empleo (ERE) de Spanair, que afecta a un cuarto de su plantilla y el traslado forzoso de 800 trabajadores, se está retrasando más de lo que esperaban los directivos de la compañía.

Tras dos jornadas agotadoras de intensas reuniones con todos los colectivos que componen la plantilla de casi 4.000 empleados, deberá ser 'hoy a más tardar', según la empresa cuando se consiga un acuerdo firme y suscrito por todas las partes. No se ha cerrado la negociación, que dura ya casi dos meses, y que se ha visto paralizada, además, por el trágico accidente del 20 de agosto.

Por el momento, se ha llegado a un acuerdo con los asistentes de vuelo, servicios generales y un representante de rampa. Aún no han suscrito el pacto, sin embargo, pilotos, técnicos de mantenimiento y el resto de representantes de rampa.

UGT, por su parte, ha llamado a sus trabajadores a que no firmen ningún tipo de pacto que desde la central consideran 'totalmente discriminatorio'. El principal escollo con el que se han encontrado los sindicatos en la negociación es, según comentan, que el personal de tierra no ha alcanzado los mismos beneficios e indemnizaciones que el de vuelo.

Además, el desacuerdo entre sindicatos y empresa sobre quiénes son los representantes sociales que tienen que dialogar con la compañía y la tajante negativa del grupo SAS -propietario de la deficitaria Spanair- de suscribir ningún compromiso de saneamiento financiero antes de que se aprueben los despidos previstos han supuesto más retrasos y enfrentamientos de los que inicialmente se podían prever.

La directiva de Spanair, que recuerda a los agentes sociales que el reloj juega en contra de todos, tiene claro que no va a cambiar ni un ápice de lo planteado en sus reuniones anteriores y escuda su intransigencia actual en que los sindicatos cada vez piden más beneficios que antes no planteaban.

Mientras, desde CC OO y UGT aseguran que, si se requiere, tomarán medidas serias. Ambos sindicatos denunciarán a la aerolínea ante Trabajo y ante Aviación Civil si no hay consenso entre todas las partes porque 'no cumple con la legalidad vigente'.