Otras inversiones

Materias primas golpeadas por la crisis financiera

Los expertos creen que la recesión lastrará los precios, pero que la caída del petróleo o el cobre se debe más a ventas masivas de 'hedge funds'.

El Brent -crudo de referencia en Europa- no para de bajar, cotiza en el umbral de los 74 dólares por barril y suma unas pérdidas del 47% desde el récord de los 146 dólares del pasado 3 de julio. Con esta trayectoria, similar a la del West Texas, abandona el nivel de los 80 dólares y pierde lo ganado en 14 meses, uno de los más alcistas de su historia. Además la mayor parte de los informes especializados están revisando a la baja las previsiones de precios para los próximos meses.

La misma evolución presentan otras commodities energéticas y de metales. El cobre -la más unida a la construcción y a las infraestructuras- cae un 44% en siete meses -el 7 de abril marcó un récord de 8.730 dólares por tonelada-, mientras que el níquel baja un 55% en el año. Y el zinc desciende un 41% desde que comenzó 2008.

En pocas semanas se ha producido este giro radical: si las fuertes subidas de los precios de las materias primas -aunque no en todas con idéntico calendario- marcó la economía mundial en 2007 y la primera mitad de este año, las vertiginosas caídas actuales abren interrogantes sobre qué se oculta detrás de ese comportamiento. Políticos y economistas estaba entonces preocupados por el efecto de ese rally en la inflación o, incluso, en la disponibilidad de alimentos en los países más pobres, mientras que ahora la cuestión se centra en si ese comportamiento esconde el temor a la recesión global.

El Brent acumula una pérdida del 47% frente a su cotización récord

Con todo, los expertos no hacen una lectura catastrofista de estos declives. Si bien es cierto que el componente de la crisis económica está pesando en la trayectoria de las materias primas, indican que otros factores están siendo más determinantes. 'Las commodities -todas las que cotizan- están cayendo básicamente por la actuación de los hedge funds y de otros inversores de características similares, que exageran y prolongan tanto las tendencias alcistas como las bajistas ', señala Jaume Puig, presidente de Gaesco Gestión.

Explica que estos fondos tomaron posiciones muy fuertes en esos activos, que ahora están cerrando. 'Han perdido patrimonio y están muy apalancados -situación muy compleja en la actual etapa financiera-, por lo que se han visto abocados a las ventas forzadas', afirma Puig.

El directivo de Gaesco pone como ejemplo más evidente del impacto de la inversión especulativa las actuaciones registradas en el mercado del petróleo. 'Se negociaba en el día cantidades cuatro o cinco veces superiores al consumo mundial diario', destaca. Como consecuencia, 'ni los precios tan altos de meses pasados ni los actuales se explican únicamente por la relación entre oferta y demanda', añade.

Activos financieros

En esta misma línea, Gregorio Izquierdo, del Instituto de Estudios Económicos (IEE), considera que las commodities se están comportando básicamente como un producto financiero. 'Están sobrerreacionando: antes subían en exceso y ahora bajan demasiado', agrega. Además, destaca su relación con la cotización del dólar -moneda en la que se negocian las materias primas-. 'El dólar débil las hacía más atractivas, mientras que ahora la revalorización de la moneda estadounidense las empuja a la baja', concluye.

Sophie Elkrief, de Dexia, enmarca las caídas por los movimientos de los hedge funds. 'Pese a que, de hecho, el mercado de commodities es el más viejo del mundo han experimentado cambios dramáticos desde hace unos años, especialmente desde un punto de vista financiero. Han disfrutado de tremendos crecimientos y fuertes retornos', asevera.

No obstante, tampoco se puede negar que el actual entorno macroeconómico y las perspectivas que están sobre la mesa -el Fondo Monetario Internacional prevé que las economías desarrolladas tengan un crecimiento cero en 2009- impacten en el consumo y, por tanto, en los precios. 'Obviamente la evolución de las materias primas energéticas y los metales industriales está relacionada directamente con la actividad económica, que ahora está bajo presión', dice José Manuel Olabarrieta, director general de Vontobel. Sin embargo, estima que la situación de crisis no está creando un abismo entre oferta y demanda. 'Aunque se modere el consumo de las naciones desarrolladas, China a India -que suman 2.100 millones de habitantes- siguen tirando de estos productos. Y también Brasil y Rusia, país que tiene programadas infraestructuras por un billón de dólares', argumenta.

El directivo de Vontobel se refiere, asimismo, a los previsibles cambios que se registrarán en la oferta para ajustarse a las circunstancias actuales. Y pone un ejemplo. 'A las actuales cotizaciones del zinc y del níquel, Australia cerrará las minas de esos metales, porque esos precios no cubren los costes marginales de producción', puntualiza.

Respecto al petróleo, Jaume Puig cree, asimismo, que previsiblemente no se producirán grandes brechas, ya que en realidad la evolución entre producción y consumo global no ha experimentado sobresaltos en los últimos años. 'Si analizamos el factor demanda vemos que, si bien es cierto que China consume ahora el doble de petróleo que hace diez años, también lo es que Estados Unidos y Europa han reducido el suyo de forma significativa en ese periodo. Así el consumo mundial sólo sube un 1% o un 2%'. Subraya que ahora no hay tirón de la demanda total, pero que tampoco existía anteriormente.

¿Se va mantener, por tanto, la trayectoría bajista? Con las incertidumbres que pesan sobre el mundo no es fácil hacer previsiones, pero los expertos afirman que la OPEP y Rusia -que ahora produce casi tanto crudo como Arabia- no parecen dispuestos a que los precios del petróleo se desmoronen, y preparan nuevos recortes de producción.

En definitiva, entre la previsible reducción de la oferta y la confianza en que se mantendrá el tirón de los emergentes, los expertos no esperan que el declive de las materias primas se agrave en los próximos meses. Esta ha sido una de las conclusiones del reciente Foro de Davos, en el que se ha defendido que la demanda de commodities mantendrá el pulso en el futuro próximo.

Pero desde Credit Suisse se advierte que los inversores de materias primas seguirán enfrentándose a dificultades en los próximos meses. 'El periodo de debilidad no ha concluido todavía', añaden. En cualquier si todos aconsejan esperar nuevas correcciones, antes que entrar en fondos -aunque estén en futuros- o en empresas del sector.