'Telecos'

Telefónica baraja nombrar presidente de Atento a De Paz para la salida a Bolsa

Telefónica tendrá que rehacer los órganos de administración de Atento para sacar a Bolsa la compañía y la principal opción que baraja es nombrar a Javier de Paz como presidente de la empresa de atención telefónica y relación con los clientes. El cargo de De Paz, consejero de la operadora desde hace menos de un año, no tendría carácter ejecutivo.

Telefónica baraja nombrar presidente de Atento a De Paz para la salida a Bolsa
Telefónica baraja nombrar presidente de Atento a De Paz para la salida a Bolsa

La crisis financiera y bursátil mundial ha trastocado los planes de salida a Bolsa de Atento, pero sólo en lo que a calendario se refiere. Telefónica sigue teniendo en su lista de tareas pendientes la venta en el mercado de una parte del capital de la filial y el proceso que este hecho conlleva sigue su curso.

Una de las necesidades de una firma cotizada es tener unos órganos de administración adecuados para tal fin. Y Atento no cumple en estos momentos esa condición. Su consejo es el típico de una filial, destinado a ser operativo y no representativo del capital o de los futuros accionistas. Por ello, Telefónica tendrá que decidir quiénes están llamados a componerlo o cuáles serán independientes. También tendrá que elegir presidente y el principal candidato es Javier de Paz.

Fuentes de Telefónica rehusaron confirmar o desmentir que De Paz vaya a ser presidente de Atento. Otras fuentes conocedoras de la situación, sin embargo, aseguran que así es y que el cargo no tendría carácter ejecutivo. Para llevar el día a día de la compañía se prevé que se mantenga a la mayoría del equipo directivo actual, encabezado por el hoy presidente de Atento, que pasaría a ser consejero delegado.

TELEFÓNICA 3,91 -2,88%

Con el nombramiento de De Paz, Telefónica pretende darle a Atento una mayor relevancia institucional, con un presidente al frente conocedor del sector empresarial. De Paz, por su parte, asumiría una mayor responsabilidad en la operadora, a la que llegó el pasado diciembre, nombrado por César Alierta, primer ejecutivo de Telefónica, como consejero independiente. A partir de ahí, el ex presidente de Mercasa ha ido entrando en diversas comisiones del órgano de administración y también ha sido nombrado miembro del consejo de filiales internacionales, como Telefónica de Argentina o la brasileña Telesp.

La posible llegada a la presidencia de Atento de Javier de Paz no tiene, por ahora, fecha cerrada. El objetivo de Telefónica es remodelar la filial en el momento en que se vaya a sacar a Bolsa y eso dependerá de los mercados. La idea inicial era vender una participación minoritaria en la primera parte de este año, pero el estallido de la crisis financiera y bursátil mundial lo ha impedido. Y Telefónica no tiene prisa, ya que su intención es sacar a cotizar Atento porque no forma parte de su negocio estratégico, pero no por una inminente necesidad de fondos.

CTC llega a la junta decisiva con varios socios en contra de la opa

El día D ha llegado. La filial chilena de Telefónica, CTC, celebra hoy una junta decisiva para saber si saldrá adelante la opa de más de 700 millones de euros que ha lanzado la matriz para controlar el capital que no está en sus manos de la filial, el 55,1%. Para ello, primero debe lograr el respaldo del 75% de los accionistas para cambiar los estatutos, que ahora impiden que un mismo accionista tenga más del 45% del capital. Y eso es lo que va a plantear hoy en una junta extraordinaria.

El problema es que varios fondos de pensiones accionistas de CTC están presionado para que Telefónica aumente el precio de la opa y han amenazado con votar en contra del cambio de estatutos en la junta de hoy. En su conjunto, los fondos de pensiones tienen un 21,6% del capital de CTC, así que será muy difícil sacar adelante la modificación si se unen contra ella. Telefónica ha estado en contacto con estos accionistas, pero parece descartado que escuche sus peticiones y eleve el precio de la opa.

Telecom Italia es otro de los puntos de preocupación para Telefónica. La operadora italiana se desplomó ayer otro 10,85% y vale 16.792 millones en Bolsa. El precio por acción es de 0,953 euros, cuando Telefónica pagó sus títulos para entrar en el capital a 2,82 euros.