Hacia un nuevo orden financiero

La Cámara de Representantes de EE UU aprueba el plan de rescate financiero

La Cámara de Representantes de EE UU ha aprobado el plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares (480.000 millones de euros) diseñado por el secretario del Tesoro, Henry Paulson.

La demócrata Nancy Pelosi en el capitolio de Washington
La demócrata Nancy Pelosi en el capitolio de Washington

El fin del plan de rescate es comprar a los bancos los activos ilíquidos que poseen y reactivar los mercados de deuda. Asimismo, a esta medidas se añadieron algunas modificaciones, como la ampliación del seguro para depósitos bancarios y una reducción de impuestos, después de haber sido rechazado el pasado lunes por esta misma cámara.

Los representantes aprobaron la medida hoy por 263 votos a favor frente a 171 en contra, después de que la hubieran rechazado inicialmente el lunes.

Los demócratas se inclinaron a favor del proyecto de ley por una mayoría de dos a uno, mientras que la mayoría de los republicanos se pronunció contra la medida.

Un total de 172 demócratas dieron el visto bueno al plan, frente a 63 de sus correligionarios, mientras que entre los republicanos los "noes" acumularon 108 frente a 91 "síes". El Senado había aprobado la iniciativa por 74 votos a favor frente a 25 en contra.

De este modo, tras recibir el visto bueno de la Cámara de Representantes, el proyecto será ahora enviado al presidente de EE UU, George W. Bush, quien promulgará el texto en ley. El visto bueno de hoy choca con el rechazó d ela Cámara de Representantes el lunes que sorprendió a los mercados.

Satisfacción de Bush

El presidente de EEUU, George W. Bush, expresó hoy su satisfacción porque la Cámara de Representantes haya aprobado finalmente el proyecto de ley que contiene el plan de rescate para el sistema financiero.

Bush, que firmará la nueva ley hoy mismo, afirmó en una declaración en la Rosaleda de la Casa Blanca que con la aprobación de la ley en el Congreso "ayudaremos de manera valiente a que la crisis en Wall Street no se extienda por todo el país".

La medida permitirá estabilizar la economía del país y "mantener un papel líder en la economía global", mantuvo el presidente, que en las últimas tres semanas había presionado constantemente al Congreso para que aprobara el proyecto de ley, originalmente de tres páginas y que ahora cuenta con más 400.

El presidente estadounidense aseguró que no es partidario de la regulación en general pero que dada la gravedad de la situación en los mercados financieros "era necesario tomar medidas".