El mundo que conocimos

Miguel Rodríguez

En esta crisis por capítulos, que más parece un culebrón que una miniserie, se antoja cada vez más difícil poner un suelo, un límite a partir del cual las cosas, lejos de empeorar, irán a mejor.

La reflexión, tras lo acontecido en las últimas horas, es irreprimible: si han caído gigantes, colosos de la talla de Bear Stearns, Lehman Brothers o Merrill Lynch, ¿quién asegura que a cualquier entidad de menor tamaño no puede pasarle lo mismo? Visto lo visto, nadie a estas alturas está a salvo de la quema.

Y lo que es peor, no parece haber un cortafuegos capaz de detener esta descomposición progresiva del sistema financiero que conocíamos hasta la fecha. No puede decirse que los bancos centrales, especialmente la Fed, hayan estado parados, desde las sucesivas inyecciones de capital, hasta la apertura de ventanas de liquidez a la banca de inversión, pasando por la búsqueda de compradores para entidades con problemas o, más recientemente, la aceptación de renta variable como colateral, en un intento desesperado por evitar un colapso del sistema.

El caso de Lehman pone de manifiesto que las autoridades no pueden asumirlo todo; es decir, que aunque se pase por alto el riesgo moral que supone salvar de la quiebra a una entidad que ha arriesgado más de lo que debía, es que financieramente no es posible salvar a todo el sistema; no hay dinero suficiente para rescatar a todo el que tenga problemas, sobre todo después de haber puesto toda la carne en el asador para evitar el colapso de Freddie y Fannie, las grandes hipotecarias.

Por el momento asistimos a una nueva etapa de pánico vendedor, de las que ha habido varias a lo largo del último año. Los inversores huyen del riesgo, pero el problema es que el riesgo se encuentra hoy por hoy en casi todas las tipologías de activos.

Habrá que ver cuál es el paisaje que queda cuando amaine definitivamente la tormenta. Pero probablemente, como cantaba el grupo estadounidense REM en los años ochenta, It's the end of the world (as we know it).

Normas