Bolsa de Nueva York

La quiebra de Lehman y el colapso de AIG provocan la mayor caída en Wall Street desde el 11-S

Wall Street tuvo que aguantar la picadura de tres dardos envenenados del sector financiero. La quiebra de Lehman Brothers, el rescate de Merrill Lynch por parte de Bank of America y el desplome de la aseguradora AIG. Así, el Dow Jones perdió hasta 500 por el rebrote 'subprime' que ha provocado la bancarrota del decano de la banca de inversión estadounidense.

Trágico. El selectivo industrial protagonizó su mayor caída desde el atentado terrorista del 11-S de 2001, perdiendo además la referencia del 11.000. Mañana partirá desde los 10.917 puntos. El S&P 500 marcó mínimos desde octubre de 2005 al cerrar en 1.192 enteros. Hoy recortó un 4,71%. Por su parte, el tecnológico Nasdaq registró al cierre una caída del 3,6%, hasta los 2.179 puntos.

El pasado fin de semana pasará a la historia negra de Wall Street. Lehman Brothers, el decano de la banca de inversión americana no pudo hacer frente a la situación que atravesaba. Tras sus 158 años de historia, el banco dirigido por Richard Fuld confirmó su quiebra.

Sus acciones llegaron a desplomarse un 94,25% al cierre, cambiándose a 21 centavos de dólar. Pero Lehman no fue el único banco en rubricar hoy el final de su historia. Para no correr la misma suerte, el consejero delegado de Merrill Lynch, John Thain, preparó la venta de la entidad a Bank of America. Las acciones del tercer banco de inversión que se llegaron a disparar hasta un 33% en la apertura cerraron casi planas, hasta cambiarse por 17,06 dólares.

Bank of America se desplomó un 21,3%, convirtiéndose en el segundo peor valor del Dow, después de anunciar la compra de Merrill a 29 dólares por título, un 70% por encima del valor de las acciones del banco de inversión a su cierre del pasado viernes.

El sector financiero vivió una jornada que por desgracia no se podrá olvidar. Wachovia se dejó en el parqué un 24,9% -y ya pierde un 71% desde enero-. Citigroup se desplomó un 15,1% en Wall Street. Morgan Stanley y Goldman Sachs perdieron respectivos 13,5% y 12,1%. Las acciones de JP Morgan se devaluaron más de un 10%, mientras que American Express cedió un 8,9%.

Pero la peor parte se la llevó American International Group (AIG). Las acciones de la mayor aseguradora del mundo perdieron hoy un 60,79% de su valor después de que The New York Times publicara que-citando a una fuente de la entidad- de no conseguir un crédito de 40.000 millones de dólares de la Reserva Federal, AIG "no sobreviría a un plazo de 48 a 72 horas".

Sólo un valor en verde

Sólo Coca-Cola quedó al otro lado de la tabla. Las acciones del fabricante de refrescos subieron un leve 0,4%, mientras que McDonald's fue el segundo valor menos castigado, con un descenso del 0,53%.

Ante este escenario la Reserva Federal deberá tomar mañana su decisión sobre los tipos de interés. Las últimas noticias han provocado el golpe de timón en las apuestas de los analistas. El viernes pasado sólo un 12% de ellos esperaba una rebaja de los tipos de interés hasta el 1,75%. Hoy, casi el 70% de los expertos consultados por Bloomberg pronostica que Bernanke y sus hombre bajarán mañana el precio del dinero en Estados Unidos.

El petróleo, bote salvavidas

Tras un dato peor de lo esperado en la producción industrial en EE UU, que se contrajo un 1,1% en agosto, los inversores encontraron en el petróleo su bote salvavidas. Y es que el precio del 'oro negro' continúa alejándose de los 147 dólares que marcó a mediados de julio.

El paso del huracán 'Ike' por el golfo de México ha causado menos daños de lo esperado en las refinerías del Golfo de México. Así, el barril de crudo de Texas bajó un 5,4% y cerró a 95,71 dólares, su precio más bajo desde el 15 de febrero. Por su parte, el crudo Brent, de referencia en el Viejo Continente, cerró en 92,38 dólares.