Automoción

Las ventas de coches caen un 37% en la primera mitad de septiembre

Las ventas de automóviles mantienen su acusada tendencia a la baja, dado que en las dos primeras semanas de septiembre se matricularon 20.645 turismos y todoterrenos, lo que supone una caída del 37,2% respecto al mismo período de 2007, según datos de MSI para Faconauto.

Estos datos confirman la debilidad del mercado automovilístico, que cerró los ocho primeros meses del año con un descenso del 21,1%, tras el descalabro registrado en agosto pasado, cuando las matriculaciones se hundieron un 41,3%.

Por canales, las ventas a particulares, que constituyen la principal columna del mercado, experimentaron un descenso del 37,3% en la primera mitad de septiembre, con un volumen de 13.200 unidades, frente a las más de 21.000 unidades del mismo período de 2007.

En la misma porporción descendieron las compras por parte de empresas, que cayeron un 37,3% en las dos primeras semanas de septiembre, hasta situarse ligeramente por encima de las 6.600 unidades comercializadas.

De su lado, las adquisiciones realizadas por parte de las empresas de alquiler bajaron un 34,2% en la primera quincena de septiembre, con sólo 833 unidades, frente a 1.266 coches contabilizados en el mismo período de septiembre de 2007.

360.000 coches menos que en 2007

La patronal de los concesionarios estima que las ventas de turismos y todoterrenos concluirán el presente ejercicio con un descenso del 22,45%, lo que supondría un volumen de 1,25 millones de matriculaciones, es decir, 360.000 unidades menos que en 2007.

En fuentes de Faconauto indicaron a Europa Press que los principales factores que afectan al mercado son la falta de confianza en la situación económica y las restricciones crediticias por parte de bancos y cajas, dado que el 85% de los automóviles nuevos se adquieren mediante financiación.

A ello se une que septiembre es tradicionalmente un mes "flojo" en cuanto a volumen de matriculaciones, si bien la laboralidad de septiembre de 2008 es un 10% superior a la de 2007, pese a la existencia de días festivos en numerosas comunidades y provincias.