Mercados

El euro roza mínimo anual bajo la amenaza de la debilidad económica

La debilidad de la economía y la probabilidad de que la zona euro entre en recesión han conducido al euro hacia el mínimo anual. La moneda ha caído el 9% frente al dólar desde el récord del 15 de julio, y los expertos auguran más descensos.

El goteo a la baja que ha seguido el euro frente al dólar desde mediados de julio ha marcado un antes y un después en la cotización de ambas monedas en el año. El euro rozó ayer mínimo de 2008 al situarse en 1,4480 tras una caída acumulada del 9% desde el 15 de julio, jornada en la que marcó récord en 1,6038. Este revés sufrido por la divisa ha sido un revulsivo para el billete verde, que en el ejercicio gana el 0,74% sobre el euro, cuando llegó a caer hasta el 10%.

Para los analistas la explicación principal de este cambio de tendencia está centrada en la marcha de las economías. En Europa la amenaza de una recesión es más seria -ayer se conoció que el PIB cayó en el segundo trimestre el 0,2% frente al anterior-, 'mientras que en Estados Unidos los últimos datos han sido mucho mejores de lo que se esperaba', en palabras de Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI en España.

El dólar, protagonista

Citi no prevé recortes de tipos en la zona euro hasta el próximo ejercicio

La debilidad del euro coincide además en un momento en el que el precio del petróleo ha caído bruscamente, un 26% en dos meses, y que las materias primas se han desplomado. 'Más que de caída del euro, deberíamos hablar de recuperación del dólar', comenta âscar Germade, de Cortal Consors.

Por su parte, José Luis Martínez, estratega de Citi, asegura que el dólar se está beneficiando también de la inestabilidad de Asia, ya que muchos inversores extranjeros están saliendo de los países y convirtiendo al billete verde en un activo refugio.

Con todos los interrogantes que pesan sobre Europa, el BCE de reúne hoy para decidir qué hacer con los tipos de interés. 'No habrá cambios frente al 4,25% actual y el discurso de Jean-Claude Trichet será neutral y hará hincapié en los riesgos inflacionistas como es habitual', comenta José Luis Martínez. Sin embargo, el experto considera que el presidente de la institución monetaria debería ir preparando al mercado para próximos recortes. 'Comienzan a darse las condiciones para un giro hacia una política bajista que debería comenzar a materializarse hacia la mitad del primer semestre de 2009'.

Precisamente ayer, Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, comentó en una entrevista a Le Monde que rechaza la idea del estímulo fiscal para contrarrestar la desaceleración económica. Además, el mandatario dijo que la región no está amenazada por la recesión.

El BCE aprobó una última subida de los tipos de interés del 4% al 4,25% el pasado 2 de julio. La institución monetaria dio un giro hacia una política restrictiva en diciembre de 2005 tras más de dos años con los tipos en el 2%. Desde su entrada en funcionamiento en 2002 el euro ha cerrado únicamente un año en negativo.

La percepción para 2008 tiene, sin embargo, tintes pesimistas. José Luis Martínez cree que la debilidad por la que atraviesa la economía europea es importante, y que probablemente hará que el euro siga cayendo en las próximas jornadas. 'Hay que vigilar la zona de 1,40 y no es descartable que a finales de 2009 esté sobre 1,25 y 1,30', dice.

âscar Germade afirma que el BCE no moverá ficha hasta que la inflación se modere, y de momento es un escenario que no se baraja.

La rentabilidad de los bonos se estabiliza

El mercado de renta fija se ha relajado de forma considerable en el último mes. Los tipos de interés a largo plazo de los bonos, que evolucionan a la inversa que los precios, ha comenzado a caer, y en Europa ya han vuelto a niveles de mayo pasado. Concretamente, la TIR del bono español cerró ayer en 4,515%, y la del bono alemán, en el 4,14%. Aún así son niveles que están por encima de comienzos del ejercicio. 'El mercado no es plenamente consciente de la debilidad económica que tiene la zona euro', comentó ayer el estratega de RBC Capital Markets, Mattew Strauss, a Bloomberg.

Los bonos experimentaron una fuerte escalada entre mayo y julio ante fuertes expectativas inflacionistas; la rentabilidad llegó a rozar en este tiempo en Europa el 5%. En Estados Unidos permanecen sobre el 3,7%.