5d Inversión

Sectores para esquivar el parón

Los expertos aconsejan huir de la banca y los valores ligados al consumo para apostar por las empresas de corte más defensivo.

La debilidad económica pone las empresas a prueba. Generar beneficios se complica y más aún al ritmo de los últimos años. ¿Aguantarán los resultados la desaceleración? Si bien es cierto que la visibilidad se empaña, las previsiones aún no reflejan gran deterioro. Se prevén crecimientos leves o planos este año aunque para 2009 todavía se habla de incrementos de beneficios de dos dígitos para el Stoxx 600. Los expertos advierten que las rebajas de estimaciones no tardarán por lo que el inversor afronta el reto de elegir los valores menos susceptibles de sufrir caídas de beneficios.

No hay recetas mágicas pero, para épocas de desaceleración, los analistas aconsejan huir de los valores más ligados al consumo y al ciclo para apostar por los de corte más defensivo.

Al mismo tiempo, el sector financiero sigue fuera de las quinielas. Incluso en España donde se logró evitar la exposición a los activos subprime, se prevé una fuerte caída del negocio por la menor actividad y el repunte de la morosidad. Los expertos temen que los resultados de la banca mediana se vean más afectados pero el recelo sobre BBVA y Santander persiste.

Los analistas esperan que las expectativas de beneficios se recorten de manera sustancial

'El mercado espera un crecimiento de beneficios del 29% para la banca el próximo ejercicio que no es realista. El negocio bancario no va a ser fácil con las condiciones de crédito actuales y los precios de la vivienda cayendo', explica Bruno Berry, gestor de Morley Fund. Muchos expertos temen, además, que el saneamiento del sector no haya concluido, por lo que nuevas provisiones o ampliaciones de capital no se descartan en Europa.

La distinción entre el sector financiero y el resto seguirá marcando el rumbo del mercado. 'Generalmente los ciclos de rebajas de expectativas de beneficios duran entre 18 y 24 meses en Europa. Para el sector financiero empezó hace 12 meses pero para el resto comenzó este año', dice Steven Maxwell, responsable de renta variable de Scottish Widows IP. Por ello, cuando llegue el rebote también serán los primeros beneficiados.

Lo cierto es que las previsiones de resultados para las empresas del Stoxx 600 se han rebajado un 10,4% desde que comenzó el año, lo que ha provocado que se queden en un mero 0,4% para este ejercicio. Una cifra que mejora hasta el 6,5% si se elimina el impacto del sector financiero, según datos de Facset recopilados por Oddo Securities.

'Hasta la fecha los resultados han ido bastante bien. Exceptuando a los bancos, en términos generales las compañías han cumplido con las expectativas. A partir de ahora se debe reflejar el estancamiento económico. Lo peor está por ver', explica Alberto Roldán, director de análisis de Inverseguros.

Muchos expertos temen que a medida que los efectos de la desaceleración se hagan más evidentes, las estimaciones continúen mermando. De hecho, ya hay firmas que auguran caídas de beneficios de hasta el 10% este año. Al mismo tiempo, la mayoría de los expertos considera que las previsiones que se manejan para 2009 no son realistas. Y es que el consenso todavía espera que las empresas del Stoxx 600 ganen entre un 11,8% y un 13,7% a pesar de que esas cifras ya se han recortado un 7,4% desde comienzos de año.

Al inversor le toca afrontar un mercado donde la merma de resultados llegará, y se teme que afecte más a las empresas ligadas al consumo, las dependientes del ciclo económico o las excesivamente endeudadas. Sectores que los expertos aconsejan evitar en los próximos meses. 'Los medios de comunicación lo notarán en sus cuentas de resultados este año y más en 2009 porque dependen de la publicidad. Las empresas ligadas al consumo como los hoteles, las aerolíneas o distribuidoras del perfil de Adolfo Domínguez también sufrirán, al igual que las inmobiliarias, especialmente las expuestas a la actividad residencial. El resto lo acusará menos', comenta Juan José Fernández-Figares, de Link.

Precisamente las empresas de consumo cíclico como las aerolíneas, la automoción, las distribuidoras, las empresas de lujo, los hoteles y las especializadas en ocio son las que han recibido las mayores rebajas en las estimaciones de beneficio para este año. Por ello, muchos expertos auguran que esta tendencia continúe en 2009.

Se teme que las aerolíneas sean de las peor paradas, afectadas además por el fuerte repunte del precio del crudo y el apalancamiento financiero de muchas de ellas. 'No sería extraño ver pérdidas para Iberia en los próximos trimestres', explica Ignacio Cantos, director de análisis de Atlas Capital.

¿Dónde invertir entonces? Los sectores de corte más defensivo como las farmacéuticas, las empresas con ingresos recurrentes o aquellas que pertenecen a sectores regulados como las eléctricas, Enagás o Red Eléctrica están entre las favoritas para capear estos tiempos. Al igual que las compañías especializadas en bienes de primera necesidad como Unilever, Danone o L'Oréal.

En cuanto a la construcción, la evolución del negocio variará dependiendo de la actividad y de la diversificación de la empresa. 'En España notarán la actividad residencial pero es residual. En principio la obra civil se va a potenciar y el resto de actividades son menos cíclicas', explica Link.

Técnicas Reunidas es otro valor que agrada para los momentos actuales. 'Tiene una cartera de pedidos muy buena y pertenece a un sector que evoluciona bien', explica Roldán. Grifols también gusta a por su perfil de crecimiento, mientras que Indra es de las empresas tecnológicas que más apoyos recibe. 'Creemos que no va a sufrir. Son proyectos a largo plazo a los que no les influye el ciclo y luego se benefician del mantenimiento', añade Cantos. Dentro de las autopistas se señala a Abertis. 'Es bastante defensiva y está menos endeudada que Cintra', dice Alicia Jiménez, de Self Trade.

En cuanto a las petroleras, los expertos prevén un buen año de resultados y consideran que son una forma de aprovechar los elevados precios del crudo. Al mismo tiempo, auguran una merma de beneficios en 2009 como consecuencia de la estabilización del crudo. Las recomendaciones de otras empresas ligadas al precio de las materias primas preocupa más ya que no se esperan grandes rebotes tras la corrección de las mismas. 'Podrían ser los siguientes en sufrir rebajas de estimaciones drásticas', añade Maxwell.

Se prevén meses complicados pero para muchos invertir ahora no sería un error. 'A estos precios el mercado se descuenta caídas de resultados de entre el 30% y el 40%. Si se quedan en cero o caen un 10% significará que lo peor de la Bolsa se ha visto ya', añade Prats. Veremos si se confirma o no esa caída máxima de beneficios del 10% y el mercado empieza a encontrar argumentos para rebotar con fuerza.

Algunas ideas de inversión

Negocios regulados. Enagás, Red Eléctrica y otras representantes del sector eléctrico tienen papeletas para aguantar la desaceleración económica. Son negocios regulados con ingresos recurrentes y ya registran algunas de las menores caídas del mercado en el año. 'El consumo es bastante inelástico siempre que el Gobierno no toque las tarifas', avisa Cantos.

La baza del crecimiento . Grifols es una de las empresas más recomendadas este ejercicio por que combina crecimiento y un perfil defensivo al pertenecer a un negocio con fuertes barreras de entrada. En el primer semestre logró un Ebitda de 118,1 millones de euros, un 30,1% más que en 2007. Los analistas han calificado los resultados de 'sólidos' y prevén más alegrías.

Petroleras como Eni . El sector petrolero es de los pocos que, junto a las químicas y empresas de metales, ha visto las estimaciones de beneficio mejoradas este año. Está por ver si no son los próximos sectores en verse afectados por las rebajas. Si el petróleo se mantiene alto Eni o Total son algunas bazas preferidas por los expertos para aprovechar esta fortaleza.

Consumo tipo Unilever. En épocas de vacas flacas las empresas especializadas en productos de primera necesidad aguantan el tipo. Apostar por empresas de consumo básico como Unilever o Danone es otra recomendación de los expertos. Incluso Inditex gusta a algunos por su diversificación y su modelo de negocio, más defensivo que el de sus competidores.

Pescar entre los más castigados. BME se ha convertido en el peor valor del mercado este año debido a la caída de los volúmenes de negocio y a la amenaza de competidores. Algunos expertos consideran que incluso el peor de los escenarios no justifica el castigo por lo que prevén rebotes en el medio plazo. Para algunos Santander y BBVA también entran en esta lista.

Telefónica y rivales. Las telecos europeas son otro sector que apenas ha visto sus estimaciones de beneficios rebajada. Se prevé que cierren el año con una caída de beneficios del 2,9% y en 2009 las ganancias apuntan al 9,1%. Las caídas bursátiles son importantes este año, rondan el 25%, pero los expertos piensan que son una opción para aguantar la desaceleración.

El fin del problema, cada vez más cerca

Los mercados necesitan buenas noticias para salir del bache y los resultados empresariales están lejos de jugar esa baza. En EE UU las amenazas aumentan y todo indica que las expectativas de beneficios al otro lado del Atlántico también son demasiado exigentes. El consenso estima crecimientos planos este ejercicio aunque para 2009 las previsiones todavía rondan un incremento de beneficios del 26,6% para el S&P 500, según Thomson Reuters.

'Las estimaciones son demasiado elevadas. La expectativa de una recuperación decente del sector financiero el próximo año es prematuro. Este trimestre todavía podemos ver pérdidas y provisiones. Además, 2009 va a ser difícil porque las necesidades de capital van a presionar los resultados a la baja', comenta Nick Ford, director de renta variable americana de Scottish Widows IP.

La desaceleración global y la previsible caída de la demanda de las exportaciones también juegan en contra de las empresas estadounidenses, especialmente tras la recuperación del dólar.

'Hasta ahora los resultados han sido bastante resistentes si exceptuamos al sector financiero. Los exportadores han sorprendido favorablemente. La fortaleza del dólar puede complicar las cosas pero hay motivos para estar optimista. Las valoraciones son atractivas y hay indicios de que el sector inmobiliario está cerca del fondo', comenta Greg Kerr, de Newstar.

El sector inmobiliario es la clave. Una vez toque fondo la banca empezará a respirar, el sentimiento de mercado mejorará y rebotará el consumo. Atención al punto de inflexión que puede marcar para el sector financiero. 'Históricamente la Bolsa rebota seis meses antes de que los resultados toquen fondo', añade Kerr.