Deuda

BAA negocia de urgencia con un "bonista" para salvar su plan de refinanciación

El gestor aeroportuario británico BAA, propiedad de la española Ferrovial, se encuentra en "negociaciones urgentes" con uno de sus "bonistas" para que apruebe finalmente el programa de migración de los bonos, requisito imprescindible del plan de refinanciación de la deuda de la compañía.

Los poseedores de bonos de BAA tienen hasta las 15.00 GMT de hoy para pronunciarse sobre el citado plan, y, según publica el Daily Telegraph,, un cliente del UBS con capacidad de vetar el proceso se resiste a aprobarlo.

El diario señala que un "hedge fund" (fondo de inversión alternativa) cliente de UBS sigue sin aceptar las condiciones, lo que habría llevado al gestor a comenzar unas negociaciones de última hora que impidan un voto negativo que echaría por tierra todo el proceso.

Los bonos de BAA, por un importe total de 4.700 millones de libras (5.935 millones de euros, al cambio actual), se encuentran divididos en nueve series, y para que el plan salga adelante debe ser aprobado por al menos un 75% del capital de cada una de ellas.

BAA anunció el pasado 30 de julio que hasta el momento había recibido un apoyo "aplastante" por parte de "bonistas" que poseen el 90% del valor total.

Sin embargo, indicó entonces que era consciente de que un cliente del UBS se había hecho con una posición "ligeramente superior" al 25% de los bonos de una de las nueve series, la que tiene como fecha de vencimiento el 2031, y que ni el banco suizo ni el propio "hedge fund" habían anunciado cuál sería el voto hoy.

Un portavoz de BAA consultado hoy por Efe no hizo comentarios sobre la posible existencia de negociaciones de última hora con este "bonista" y se limitó a señalar que el plan de refinanciación necesita el respaldo de al menos tres cuartas partes de cada una de las nueve series, sin especificar qué pasaría en caso de no aprobación.

Otro poseedor de bonos de la misma serie 2031 citado por el diario señala que, si el fondo finalmente decide no respaldar el plan, el riesgo será tanto para BAA como para los propios poseedores de los títulos.

Asimismo, este "bonista" asegura que, "en el peor de los escenarios posibles", BAA se vería obligado a recomprar todos los títulos de esa serie y hacer frente a unas penalizaciones por cancelación anticipada de entre 150 y 200 millones de libras (189-252 millones de euros), lo que, junto al importe de los bonos, elevaría el coste total a 1.100 millones de libras (1.389 millones).

Proceso de financiación

BAA lleva meses trabajando en una combinación de financiaciones con préstamos bancarios y con emisión de bonos, que incluye la migración de los actuales "bonistas" a una estructura respaldada por sus activos regulados (los aeropuertos londinenses de Heathrow, Gatwick y Stansted y el tren Heathrow Express).

Esta migración se propone para los tenedores de una línea de bonos emitida antes de la compra de BAA por Ferrovial en 2006.

Las negociaciones con los poseedores de bonos empezaron después de que Ferrovial anunciara el pasado junio que había llegado a un acuerdo con nueve entidades para firmar un préstamo de 9.660 millones de euros para refinanciar la deuda de la compra.

La compañía precisó el pasado 28 de julio que Ferrovial pretende culminar el plan de refinanciación de la deuda a principios del tercer trimestre de este año.

La operación permitirá a la empresa reducir los costes del grupo aeroportuario, que adquirió por 10.100 millones de libras (12.749 millones de euros), así como respaldar las inversiones futuras del grupo.