Mercados

La Bolsa española se sobrepone y resiste el desplome de Telefónica

Renovada tensión en las Bolsas. La advertencia de resultados de Vodafone sacudió ayer a las telecos europeas y arrastró a los índices. Pero la apertura de Wall Street, mejor de lo que cabía esperar, mitigó las caídas. El Ibex cerró con un retroceso del 1,48%, a pesar de una caída del 5,56% de Telefónica.

El guión se repite, como en los malos telefilmes de sobremesa. La Bolsa europea amanece crispada, con fuertes caídas que hacen temer una sesión negra, de descalabros históricos, y cuando abre Wall Street las aguas vuelven poco a poco a su cauce y los descensos se moderan.

Eso es lo que ocurrió ayer, como ha venido ocurriendo en multitud de sesiones a lo largo de las últimas semanas. Y no es sino señal del nerviosismo extremo del mercado, que se plasma en una volatilidad sólo apta para cortoplacistas con temple.

Sin embargo, la sesión de ayer fue especial, porque la caída no fue obra de los bancos, ni de las constructoras, ni de las inmobiliarias. Por primera vez en mucho tiempo fue el sector de telecomunicaciones el que tumbó a los mercados europeos y noqueó especialmente al español.

En el peor momento de la sesión, el Ibex cedía un 3,5% y Telefónica, un 8%

La caída del precio del petróleo moderó el descenso de las Bolsas europeas

La advertencia de resultados de Vodafone a primera hora de la mañana decidió la dirección de las Bolsas, que se vieron arrastradas por las telecos. La compañía británica presentó sus cuentas y advirtió que sus cifras para el conjunto del año estarán en la parte de baja de la banda de estimaciones que tenía, debido a la debilidad de las economías y, particularmente, a presiones en los resultados de la división española.

La reacción no se hizo esperar. Las compañías de telecomunicaciones cayeron a plomo, y Telefónica con especial virulencia, ya que Vodafone señaló directamente con el dedo al mercado español. El Ibex llegó a perder un 3% a media mañana con Telefónica cayendo por encima del 8%. Poco antes del mediodía las pérdidas se acrecentaban, después de conocerse los resultados de Wachovia Corporation. El Ibex marcaba a media jornada el mínimo de la sesión, 11.373,3 puntos, con una caída del 3,49%.

La entidad estadounidense ha declarado unas pérdidas de 8.900 millones de dólares en el primer semestre y ha reducido drásticamente sus previsiones de dividendo.

Contra todo pronóstico, la apertura de Wall Street fue tranquila, aunque a la baja, y no tardó mucho en darse la vuelta y comenzar a subir gracias a la caída del precio del petróleo, tras confirmarse que la tormenta que cruza estos días el Golfo de México no afectará a las plantas petrolíferas ni a las refinerías.

La española Repsol, con un alza del 1,52%, fue de hecho la que más aportó al Ibex en sentido alcista, lo que evitó una caída mayor. El índice recuperó posiciones a media tarde y cerró con un retroceso del 1,48%, hasta los 11.610,1 puntos. Una caída moderada, teniendo en cuenta que Telefónica retrocedió un 5,56%, el peor balance del Ibex. Pero la subida de compañías energéticas como la propia Repsol, Gas Natural e Unión Fenosa pusieron límite a las caídas.

En el resto de Europa, los descensos fueron mucho menores. El Euro Stoxx 50 cedió un leve 0,23%. Wall Street, entretanto, terminó la sesión al alza, a lo que contribuyó el descenso del precio del crudo, de un lado, y las palabras de Henry Paulson, secretario del Tesoro, que argumentó en una entrevista a Bloomberg que es necesario intervenir para rescatar a las firmas hipotecarias Freddie Mac y Fannie Mae. Al cierre, el Dow Jones subió un 1,18%, el Nasdaq, un 1% y el S&P 500, un 1,3%.

Las eléctricas hacen de contrapeso

Telefónica sigue siendo, con permiso del Santander, el motor del Ibex 35. El peso de la compañía en el índice es en estos momentos del 19,6%, lo que explica que cualquier bandazo en la cotización de la teleco termine afectando al conjunto del indicador.

Las acciones de la compañía presidida por César Alierta sufrieron ayer un retroceso del 5,56%, la mayor caída en seis meses, y el Ibex cayó, pero menos de lo que cabía esperar. La subida que experimentaron Repsol y el sector eléctrico mitigaron un desplome que a media sesión llegó a alcanzar el 3,5%.

Eso sí, los grandes valores, Telefónica incluida, restaron al índice 185,8 puntos: 134, la teleco; 21,9, Santander; 15,3, BBVA, y 14,6 puntos, Iberdrola.

Del otro lado, Repsol aportó al índice 11,8 puntos; Gas Natural, 9,03, y Unión Fenosa, 6,62.

El Ibex, gracias al alza de las eléctricas, perdió tan sólo 174,5 puntos, un 1,48%.

La jornada, aún con una tendencia marcadamente bajista, se saldó con algunas subidas interesantes. Técnicas Reunidas registró la mayor subida del Ibex, con un 4,10%. Gas Natural y Unión Fenosa sumaron un 3,25% y un 2,24%, respectivamente, mientras que Repsol cerró con una subida del 1,52%.