Estados Unidos

La SEC ata en corto a las apuestas bajistas en Bolsa

Desde el lunes se limitan las ventas en descubierto.

Los amigos de las apuestas de venta a la baja en descubierto van a tener que contenerse desde el lunes en EE UU, al menos con el objetivo que hasta ahora parece haber llamado más su atención, el sector financiero. La SEC, el regulador de los mercados, ha decidido poner una limitación temporal a esta compleja y arriesgada práctica que en tiempos turbulentos como los actuales se ha revelado muy rentable.

La venta a la baja es una estrategia legítima de compra en EE UU, en la que los gestores, sobre todo de hedge funds, tienen como objetivo sacar rendimiento a la caída de un valor en Bolsa. En una venta así, el trader toma prestados títulos que espera que vayan a caer. Si eso ocurre, entonces compra el valor en el mercado a un menor precio, devuelve lo que ha tomado prestado y se embolsa la diferencia. La venta en descubierto se hace cuando el trader se salta el primer paso y no llega a tomar el préstamos, es decir, no tiene los títulos.

Muchas entidades, y en particular tras la caída de Bear Stearns, han acusado a los traders de presionar artificialmente a la baja el valor de sus títulos con esta práctica. Recogiendo este sentimiento, y ante la situación delicada de Freddie Mac y Fannie Mae, la SEC ha decidido actuar y unirse así a la batería de medidas que han puesto en marcha el Tesoro y la Reserva Federal para atajar la práctica caída libre en Bolsa que estas dos entidades han registrado desde finales de la semana pasada. El capote de las autoridades llega para cubrir a unas firmas que son centrales en el mercado hipotecario de EE UU.

El presidente de la SEC, Christopher Cox, anunció que se impondrían límites a esta práctica en un comentario que no elaboró demasiado en una comparecencia ante el Senado. Sus palabras dejaron a muchos perplejos en los mercados, un estado anímico que duró hasta bien entrada la noche cuando se hizo público el texto de la orden de urgencia y extraordinaria con la que se ponía coto temporal a esta venta en descubierto.

Según la SEC, la orden afecta ya no solo a Freddie Mac y Fannie Mae sino a también a las 17 entidades que ahora pueden acercarse a la ventanilla de descuento de la Reserva Federal para captar fondos con los que añadir liquidez a sus cuentas. Además, es una limitación corta. Empieza a medio día del lunes (21 de julio) y acaba al medio día del día 29 de este mismo mes aunque puede ser extendida 30 días más (contando desde el 15 de julio) si las autoridades lo consideran necesario.

Rumores y 'shorters' en el ojo del huracán

Los vendedores a la baja se sienten marcados como si fueran los culpables de la situación de los mercados y, ciertamente el buen junio que han tenido, el mejor en siete años, les presenta como los sorprendentes ganadores de sesiones turbulentas. Pero ellos se defienden. Dicen que apuntan a valores fundamentalmente bajos crecidos al calor de la especulación. Argumentan, que de no ser por ellos, nadie se hubiera dado cuenta del humo que resultaron ser los valores puntocom o Tyco, Enron y Worldcom.

Pero no es esta la única medida de la SEC que ha alertado a la comunidad inversora. Con la sospecha de que hay muchos rumores que están presionando sin base los valores a la baja, el regulador ha dicho que va a inspeccionar a las firmas de Wall Street para comprobar que tienen en perfecto orden de revista sus filtros antirrumores.