Reguladores

La SEC y la Fed compartirán datos para evitar más riesgos

El fin de Bear Stearns ha cambiado la visión sobre la regulación de los mercados. Mientras en Washington se estudia cómo actualizar el papel de los reguladores del sistema financiero en el medio plazo, la Fed y la SEC acaban de ponerse de acuerdo para intercambiar información y poder detectar así posibles riesgos sistémicos.

La actual escena financiera de EE UU la define Bear Stearns y la delicada situación del sistema financiero. El colapso del banco de inversión hizo que la Reserva Federal cruzara con su actuación la línea que divide su responsabilidad de la de la SEC, el regulador de los mercados y la banca de inversión. Ahora, una vez se han consumado los hechos, ambos reguladores han cerrado un acuerdo de cooperación e intercambio de información para actualizar su papel a la nueva dinámica y mejorar su capacidad de detectar riesgos sistémicos.

El acuerdo prescribe el intercambio de información en áreas como lavado de dinero, intermediación bancaria y otras actividades de protagonizadas por bancos comerciales y de inversión. La Fed podrá estar así al tanto de las posiciones de los bancos su grado de apalancamiento y y su liquidez y, a la vez, la SEC podrá conocer qué financiación han demando estas firmas de inversión.

Desde su creación, la Fed ha sido no sólo la autoridad monetaria sino también el regulador de la banca comercial (entidades de depósito). Para la SEC han quedado las firmas de inversión. En la crisis de Bear Stearns, sin embargo, fue la Fed la que orquestó el rescate del banco, y posteriormente insufló liquidez en el sistema abriendo su ventana crediticia a las entidades de inversión, a las que ha empezado a vigilar extraoficialmente. Los poderes de la SEC no se han actualizado y adaptado a la dinámica de los mercados que regulaba.

Christopher Cox, presidente de la SEC, afirmaba ayer que la nueva etapa de colaboración que ahora se abre no era una prioridad 'cuando las líneas que dividían las actividades de la banca comercial eran más claras'. Pero hoy, 'la interconexión de los mercados hipotecarios y de préstamos, los derivados del crédito, las titulizaciones y relaciones entre bancos requieren que EE UU establezca un marco de acción más coherente y coordinado' explicó.

El vigilante del mercado se queda rezagado

Christopher Cox no participó en ninguna de las llamadas de urgencia que se intercambiaron las autoridades en las horas previas al colapso y rescate de Bear Stearns. El regulador de los mercados se quedó rezagado en esta crisis. Su papel puede ir disminuyendo hasta ponerse fin a esta agencia. Es el escenario de largo plazo que considera el secretario del Tesoro, Henry Paulson. Ayer, aseguraba que el pacto entre los dos organismos es 'consistente con el borrador' de su regulación para modernizar la estructura regulatoria. Está de acuerdo incluso la oposición demócrata. El senador Charles Schumer afirmaba ayer que el intercambio de información es importante 'pero no un sustituto de una reforma integral de la regulación'.