Congreso del PSOE

El PSOE propone sustituir los símbolos religiosos

Laicidad, el tratamiento del aborto y la defensa de la idea de España o la respuesta socialista a la iniciativa de "defensa del castellano" apoyada por partidos de la oposición son algunos de los asuntos que se están tratando al margen del debate sobre la composición de la nueva Ejecutiva socialista que tiene lugar durante la segunda jornada del Congreso Federal del PSOE, que se celebra en Madrid y en el que José Luis Rodríguez Zapatero será reelegido secretario general.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, garantizó hoy que el PSOE va a incluir entre sus prioridades la posibilidad de promover una "reforma vanguardista en la protección de los derechos de las mujeres", el control de su maternidad y su salud sexual y reproductiva.

En un acto sobre igualdad organizado en el marco del 37 Congreso Federal del partido, la 'número dos' del Ejecutivo avanzó que finalmente se incorporará a la resolución política un texto en el que se plantea que, tras más de 20 años de vigencia de la Ley del Aborto, que data de 1985, es "conveniente" revisar esa legislación "para recoger las experiencias más innovadoras de las leyes de indicaciones y plazos que ya contemplan otras legislaciones europeas".

"Vamos a seguir trabajando para que España esté en la vanguardia del reconocimiento de derechos civiles, sociales y económicos y ya hemos demostrado que posible hacerlo con diálogo y con consenso porque todos sumamos", resumió.

Impulso a la laicidad

Por otra parte, El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha recordado hoy que, aunque la sociedad española en general participa del pensamiento católico, España "no es un país en el que haya colas todos los días para santiguarse en las iglesias".

En opinión del ministro, resulta perfectamente compatible el avance hacía la laicidad del Estado que impulsará el 37 Congreso Federal del PSOE con el sentimiento mayoritariamente católico de la sociedad española en el ámbito privado.

El ministro insistió en que el laicismo que propugna el PSOE -el Congreso aprobará una enmienda que apoya la desaparición progresiva de liturgias y símbolos religiosos en los espacios públicos y en los actos oficiales de Estado- no será nunca radical, sino de respeto al pensamiento individual de las personas.

Defender la idea de España, la tarea pendiente

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió anoche, a los 995 delegados que acuden al congreso, que trabajen para defender mejor y con más fuerza la idea de España plural y diversa, porque eso será lo que permitirá al partido ganar con más amplia mayoría en todo el país.

Zapatero fue el encargado de cerrar el turno de intervenciones a puerta cerrada en el que representantes de todas las federaciones socialistas debatieron la gestión de la actual dirección. El líder socialista expuso, según las fuentes, que el PSOE ha ganado las elecciones gracias a los valores que defiende y a la política social que lleva a cabo, y que ahora es el turno de la política social y de defender la idea de España.

No obstante, también admitió que es necesario forjar una idea que encaje plenamente con la concepción plural de España que tienen los socialistas, y que sea totalmente defendible en toda España. En este sentido, incidió en que el modelo de Estado autonómico es el que ha generado más progreso para España.

Al igual que hizo en su discurso público, defendió la pluralidad de las lenguas de España y arremetió contra el PP por usar este asunto para dividir a los españoles, como ya hizo con la bandera. Zapatero incidió en que la victoria de la selección española de fútbol, y las celebraciones por toda España enarbolando la bandera, han demostrado que la derecha no puede apropiarse de la bandera.