Urbanismo

Andalucía y Valencia lideran el 'maltrato' costero

Andalucía, la Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias son las comunidades que más 'maltratan' el medio ambiente, según el informe Destrucción a toda costa presentado ayer por Greenpeace. Maltrato consistente en el 'urbanismo salvaje' que invade el litoral, en la construcción de infraestructuras portuarias -137 en el último año- de grave impacto ambiental y en los elevados niveles de contaminación por vertidos a lo largo de los 8000 kilómetros de costa.

La organización ecologista cree que es hora de acabar con la 'sinrazón urbanística'. El descenso de la inversión extranjera, sobre todo de la británica -en el Reino Unido ya no desgrava comprar una segunda residencia- y la aparición de nuevos y atractivos destinos turísticos en el Mediterráneo ha hecho caer la venta de segundas viviendas hasta en un 70%, como en el caso de Alicante.

Muchos ayuntamientos tratan de convertir el máximo suelo posible en edificable, denuncia Greenpeace, incluyendo espacios naturales protegidos, para llenar las arcas municipales. Las comunidades autónomas, responsables de la aprobación de los planes urbanísticos municipales, lo pasan por alto.

La mala gestión se pone de manifiesto en los 67 casos de corrupción urbanística que se cuentan en los tribunales en lo que va de año. De los más de 500 implicados, 180 son cargos públicos, acusados de delitos contra la ordenación del territorio, prevaricación, etc. Además parece que los malos modos se contagian a la Costa Cantábrica, que, aún siendo tradicionalmente más respetuosa con el litoral, comienza a preocupar a Greenpeace por su creciente imitación del modelo del Mediterráneo.

La organización ecologista propone el fin de la expansión sin freno del urbanismo, protegiendo la franja de 500 metros, la aplicación real de la Ley de Costas, que a su juicio es satisfactoria, y la puesta en marcha de una Estrategia para la Sostenibilidad que implique a comunidades autónomas y agentes sociales.

'Hay una situación de abandono del medio ambiente por parte del Gobierno', dijo Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace, 'hace falta que su cuidado sea un factor determinante en la política que se haga, como se prometió en campaña'.

Como símbolo del compromiso con la protección de las costas, la ONG pide al Gobierno que comience por la demolición del hotel de la playa de Algarrobico, construido ilegalmente en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar y pendiente del cumplimiento de una sentencia de derribo.

Los diez 'puntos negros' más conflictivos del país

En el documento presentado por Greenpeace se analizan los 100 puntos que revisten mayor gravedad en las costas españolas. De entre ellos la organización ha destacado los diez más amenazados.

El estuario de Huelva y la bahía de Algeciras son dos de ellos, por su alta contaminación y riesgo de accidentes marítimos.

Oropesa del Mar y Cabanes están amenazados por la construcción del macrocomplejo turístico 'Marina D'Or Golf', de 18 millones de metros cuadrados.

En Deltebre, el bajo precio del suelo ha llevado a las promotoras ha invertir en la zona. Se levantaran 750 nuevos pisos además de los 800 en construcción.

En el 'Manhattan' de Cullera se espera la construcción de 33 rascacielos, un campo de golf y una marina deportiva y pesquera junto a la desembocadura del río Júcar.