_
_
_
_
XVI Congreso del Partido Popular

Rajoy ofrece a Zapatero un amplio pacto económico

Rajoy ofrece a Zapatero un amplio pacto económico
Rajoy ofrece a Zapatero un amplio pacto económicoEFE

No se conoce aún el grado de credibilidad que encierra la propuesta, pero Mariano Rajoy aprovechó ayer su primer discurso como líder del PP tras la reelección en el cargo para ofrecer a José Luis Rodríguez Zapatero un amplio acuerdo que sirva para sortear la desaceleración económica. El primer partido de la oposición planteará en breve un paquete de medidas en el Congreso que espera sean tenidas en cuenta por el presidente. Precisamente, Zapatero presenta hoy lunes el informe anual de la Oficina Económica, en el que se incorporan algunas iniciativas complementarias a las ya aprobadas hace un mes por el Consejo de Ministros para superar la compleja coyuntura actual.

Rajoy afirmó que el PP es sinónimo de eficacia en la gestión económica y que su partido tiene experiencia 'en superar crisis más graves que ésta'. En este contexto, tendió su mano a Zapatero para articular un pacto sobre política económica que el líder popular está dispuesto también a extender a la reforma de las pensiones, el desarrollo autonómico y a la lucha contra el terrorismo.

A la clausura del XVI Congreso acudieron ayer el presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, el presidente del Consejo Superior de Cámaras, Javier Gómez Navarro, y los máximos representantes de UGT y Comisiones Obreras, Cándido Méndez y José María Fidalgo. Rajoy les agradeció a todos su presencia, pero al mismo tiempo emplazó al Gobierno a tomar decisiones valientes de política económica, aunque no cuenten con el respaldo de los interlocutores sociales. 'Están bien los acuerdos con patronal y sindicatos, pero es el Gobierno el que tiene responsabilidades para gobernar, hacer un diagnóstico correcto de la situación y no delegar tanto porque para eso está', advirtió. En su opinión, el problema de Zapatero 'es que anda desconcertado y no sabe qué hacer con la crisis porque sólo estaba preparado para los tiempos de bonanza'.

A la clausura del congreso asistieron Gerardo Díaz Ferrán (CEOE), Cándido Méndez (UGT), y José María Fidalgo (CCOO)

A ninguno de los casi 3.000 compromisarios que este fin de semana han asistido en Valencia al congreso de su partido se les escapa la intención de su dirección de promover una fuerte ofensiva parlamentaria contra el Gobierno para explotar el deterioro de los principales indicadores económicos. En breve, el PP se aplicará en la primera fase de esta ofensiva con la formulación de propuestas concretas en el Congreso, pero la gran batalla llegará a partir del otoño durante el debate de los Presupuestos estatales de 2009 que ya prepara el equipo del vicepresidente Pedro Solbes. De ahí que sorprenda el acuerdo ofrecido ayer por Rajoy a Zapatero y sea lógico cuestionar las verdaderas intenciones del mismo.

Discurso económico alternativo

La impresión que comparten algunos de los compromisarios de mayor relieve político que han asistido al congreso es que el líder del PP y el nuevo equipo de dirección surgido del mismo necesitan con cierta urgencia ejercitar una oposición consistente en el área económica que dirige el ex ministro Cristóbal Montoro. Se considera el frente que mayor desgaste puede provocarle al Gobierno y también uno de los principales instrumentos que ayude a superar la fractura interna sufrida por el PP a raíz de la última derrota electoral. En su discurso de ayer y en el del sábado, día en el que tuvo que soportar severos reproches de José María Aznar a su gestión y a su proyecto político, Rajoy lanzó continuamente el señuelo de una victoria electoral segura para intentar mantener prietas las filas. 'Esta legislatura', anticipó, 'nos ofrecerá muchas oportunidades'.

En cualquier caso, no le va a resultar a Rajoy una tarea fácil, teniendo en cuenta que ahora le toca gestionar en Madrid un grupo parlamentario dividido en varias familias: los defensores de la nostalgia que jaleó Aznar en el cónclave valenciano, entre los que se incluyen los partidarios de Esperanza Aguirre, los diputados que se han alineado con Mariano Rajoy y los que trabajan en el área económica y echan de menos a Rodrigo Rato. Rajoy les pidió ayer a todos ellos ayuda y les prometió integración. æpermil;l y su equipo, anunció, se dejarán 'la piel' por ganar las próximas elecciones generales.

Gallardón se incorpora al núcleo duro del partido mientras Aguirre descarrila

Si se buscara un símil futbolístico, como el que Mariano Rajoy empleó ayer para desear buena suerte a la selección española en su enfrentamiento con la italiana, habría que hablar de goleada del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre. Y es que el líder del PP ha aupado al primero al selecto núcleo de dirigentes que marcarán su estrategia y del que también formarán parte el ex ministro andaluz Javier Arenas, la madrileña Ana Mato y el valenciano Esteban González Pons, junto a la nueva secretaria general, María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, como portavoz del Congreso y Pío García Escudero, como portavoz del Senado.Gallardón, uno de los componentes de la nueva dirección más aplaudidos, mostró su agradecimiento a Mariano Rajoy, mientras que Esperanza Aguirre pasó a autodefinirse como un 'verso suelto' dentro del PP al ver truncadas sus aspiraciones políticas. En todo caso, la presidenta madrileña advirtió que todavía 'queda partido por jugar'.

Pizarro, Costa, Aragonés y Elorriaga quedan excluidos de los órganos de dirección

Mariano Rajoy ha ajustado cuentas con quienes no han trabajado como él quería o, sencillamente, le han hecho la vida imposible desde que perdió las elecciones del 9 de marzo. Así se explica la exclusión del ex presidente de Endesa Manuel Pizarro de los órganos de dirección del PP, castigo que comparte con el ex ministro Juan Costa, ex coordinador del programa electoral. Rajoy fue especialmente duro ayer con este último al citar a su hermano Ricardo, actual secretario general del PP de la comunidad valenciana en estos términos: 'Gracias, Ricardo porque los secretarios generales son los que más trabajan...'.El ajuste de cuentas alcanza también a Carlos Aragonés, ex jefe de Gabinete de José María Aznar, uno de las manos que han mecido la cuna en contra de Rajoy en los últimos meses; y a Gabriel Elorriaga, ex secretario de Comunicación, quien emitió una dura diatriba contra el reelegido líder del PP a través de las páginas de un diario de difusión nacional.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_