Fondos de inversión

Goldman Sachs elude los 'números rojos' al ganar 2.270 millones, un 35% menos

El banco de inversión estadounidense Goldman Sachs obtuvo un beneficio neto atribuido de 3.518 millones de dólares (2.270 millones de euros) en los seis primeros meses de su ejercicio fiscal, que concluyó el pasado 30 de mayo, lo que supone una caída del 35,3% respecto al mismo periodo del año anterior.

La facturación del mayor banco de inversión a nivel mundial alcanzó los 17.757 millones de dólares (11.460 millones de euros), un 22,5% menos.

Goldman Sachs se convirtió en 2007 en la gran triunfadora de la banca de inversión estadounidense al haber logrado sortear las turbulencias de los mercados financieros, una tónica que parece seguir en el presente curso, puesto que sus cuentas del segundo trimestre reflejan un beneficio neto atribuido de 2.051 millones de dólares (1.323 millones de euros), un 10,3% menos que en el mismo periodo de 2007, pero por encima de las estimaciones de Wall Street, y en contraste con los 2.774 millones de dólares (1.790 millones de euros) pérdidos por su rival Lehman Brothers en el mismo periodo de tiempo.

Asimismo, la facturación de la entidad entre marzo y mayo ascendió a 9.422 millones de dólares (6.080 millones de euros), un 7,4% menos, lastrada por depreciaciones y ajustes por importe de 775 millones de dólares (500,5 millones de euros) en su división de renta fija.

En este sentido, Goldman Sachs indicó que su unidad de banca de inversión facturó un 2% menos en el segundo trimestre, mientras que la división de ''trading'' e inversiones sufrió un recorte del 16% en sus ingresos. Por su parte, la unidad de gestión de activos incrementó un 18% su cifra de negocio.

El presidente y consejero delegado de Goldman Sachs, Lloyd C. Blankfein, mostró su satisfacción con los resultados cosechados por el banco "dadas las dificultades del mercado".

Rescate de un fondo estructurado

Golman Sachs está cerca de finalizar un plan de rescate de un fondo de vehículos de inversión estructurados (SIVs) por valor de 7.000 millones de dólares (4.554 millones de euros), según informa hoy el diario británico Financial Times.

La firma de inversión estadounidense reestructurará el fondo, que está gestionado por Cheyne Capital, en una nueva fase crucial en el marco de las turbulencias financieras.

De hecho el diario anticipa que este será uno de los primeros acuerdos de un gran número de proyectos que podrían rescatar hasta 18.000 millones de dólares (11.613 millones de euros) en activos SIVs en los próximos meses.

El acuerdo, que se firmará en los próximos días, será estrechamente vigilado por la industria financiera, ya que Cheyne es uno de los SIVs más grandes y se trata del primer acuerdo que reestructura los vehículos de inversión estructurada colapsados a través de esta vía.

La firma de auditoría Deloitte & Touche, que administra el fondo de Cheyne desde el pasado otoño debido a la abultada depreciación que sufrieron sus activos, especialmente los vinculados con hipotecas, estaba ayer a punto de cerrar el acuerdo.

La reestructuración de Cheyne requerirá que se organice una subasta de sus activos en las próximas semanas para el establecimiento de un precio transparente por estos instrumentos, lo que constituye un avance muy importante, ya que en los últimos meses a menudo resultaba imposible la medición del valor de este tipo de activos.

Cuando el precio sea establecido, Goldman creará un nuevo vehículo para comprar los activos. Bajo el plan establecido, los acreedores del fondo tendrán una amplia gama de opciones, que incluyen la reinversión en el nuevo vehículo de Goldman.