Patronal

Unesa cree que la subida de la luz debe llegar hasta el 25%

La Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) considera que tomar el IPC como referencia para la subida de tarifas eléctricas "carece de sentido" y que, en la línea de los cálculos de distintos agentes, la luz debería subir entre el 20% y el 25% para reflejar los costes reales, según el presidente de la patronal eléctrica, Pedro Rivero.

En rueda de prensa para presentar la memoria estadística de 2007, Rivero aseguró que la subida del 11,3% propuesta por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) servirá sólo para "cubrir el incremento adicional" del déficit tarifario y "para frenar" que este desajuste no vaya a más, pero no para reflejar los costes de mercado.

Este fin de semana, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, indicó que la subida de la tarifa se acercará más a la inflación que al 11,3% propuesto por el regulador energético.

Unesa calcula que para acabar con los cerca de 14.550 millones de euros déficit de tarifa acumulado cada consumidor debería pagar una media de 577 euros, y advierte de que cuanto más se ajuste ahora la tarifa al mercado menor será el endeudamiento futuro de los clientes.

Inversión de 14.140 millones hasta 2010

Por otro lado, las principales compañías eléctricas agrupadas en torno Unesa invertirán 14.140 millones en el periodo 2008-2010 después de haber dedicado durante 2007 un 16% más a esta partida, hasta 6.570 millones de euros.

La patronal eléctrica indica que el número de megavatios (MW) eólicos instalados hasta diciembre de 2007 alcanzó los 13.975, un 18% más que en 2006, lo que ha contribuido a que las energías del régimen especial equivalgan al 26,7% del total, 1,2 puntos más que en 2006.

La potencia instalada total alcanzó los 90.451 MW, un 7% más que en el ejercicio anterior, después de que aumentase significativamente la potencia de los ciclos combinados, que alcanza los 19.825 MW.

El 61% de la estructura de generación en España procedió en 2007 de combustibles fósiles, frente al 19,9% de la nuclear, el 9,9% de la hidráulica y el 7,5% de la eólica.

Durante el pasado ejercicio, el consumo neto de electricidad en España fue de 267.608 millones de kWh, un 2,7% más, y la industria y la construcción atrajeron el 36% de toda la energía demandada.